Hosting por dinahosting.

Roca ve “soluciones concretas” en la Constitución para las aspiraciones catalanas

  • El histórico dirigente de CDC no ve cabida para el referéndum y dice sentirse “políticamente huérfano”

Miquel Roca, abogado de prestigio, y cofundador de CDC y uno de los site padres de la Constitución, no ve posible celebrar un referéndum de autodeterminación con la Carta Magna en la que él mismo participó. Según su criterio, para admitir ese referéndum de autodeterminación sería necesario reformarla, pero admite que hay otras posibles soluciones a la cuestión catalana dentro del actual redactado.

En declaraciones al programa ‘Fora de Sèrie’ de TV3, Roca aceptó “soluciones concretas” dentro de la Consltitución actual, para “su implementación” mediante, por ejemplo, una ley orgánica, “que diese juego a las aspiraciones de Catalunya”. Según Roca, “seguramente había posibles soluciones a las aspiraciones que se planteaban” dentro del actual marco constitucional, pero ha puesto en duda la idoneidad de estas soluciones en el momento actual: “No sé si ahora, porque es complicado”.

“No me siento cómodo con la situación actual de Catalunya porque soy un terrible partidario de que los pasos decisivos tienen que tener bases de unidad muy importantes”

Roca citó a otro de los padres de la Constitución, Miguel Herrero de Miñón, a la hora de explicar estas soluciones concretas. El compañero de Roca en la elaboración de la Carta Magna de 1974, siempre se ha mostrado en contra de un nuevo proceso constituyente para resolver la cuestión catalana, al tiempo que ha sido muy crítico con el proceder del PP con respecto al Estatut de Catalunya. El político madrileño, como Roca, considera que el problema no está en la Constitución, sino en su desarrollo.

“La Constitución no es una letra, es una música, una partitura sin letra” de manera que “si la música si se interpreta mal, se nota”, resumió, pero la voluntad política es una exigencia para que la Constitución sea válida. Roca defendió que “con el tiempo” la Carta Magna “se adapta a la actualidad”, si bien hizo hincapié en que en el actual texto constitucional, aparece el término nacionalidad, un término que “parece proscrito”.

“Pero que sepan leer”, reclamó, porque la sentencia del 2010 contra el Estatut “es un grave error” porque cuando ha sido refrendado por el pueblo, “que venga el TC y diga, usted pueblo se ha equivocado, se lo deberían haber pensado mucho”. Según el dirigente, “todo el mundo” acepta que hay un antes y un después de esa fecha. Precisamente, sobre el Tribunal Constitucional, Roca no se atrevió a decir que esté politizado pero señaló que “tiene un contenido político muy importante”, porque “se expresa políticamente”.

“Los proyectos ambiciosos y exigentes requieren de esa unidad, que no la noto en este momento”

El histórico dirigente convergente aseguró que no se siente cómodo con el actual devenir independentista: “No me siento cómodo con la situación actual de Catalunya porque soy un terrible partidario de que los pasos decisivos tienen que tener bases de unidad muy importantes”, ha justificado. En este sentido, Roca echa en falta la unidad que se clamaba en las manifestaciones en favor del Estatut en la época de la transición y ahora no ve unidad, ni siquiera entre los defensores de la posición independentista.

“No había mitin que no acabase con el grito de unidad”, ha recordado, ya fuera un mitin de CDC o del PSUC. Además, recordó que “los proyectos ambiciosos y exigentes requieren de esa unidad, que no la noto en este momento”, si bien se declaró “irrelevante” y “out” políticamente, si bien “cumplimos en un momento determinado la parte de la historia”.

CDC “se ha acabado, lo han disuelto” y, “sobre todo, el PDeCAT no se quiere reconocer” en aquel partido

Durante la entrevista de la periodista Gemma Nierga, Roca también tuvo ocasión en el para hablar de CDC y del partido sucesor, el PDeCAT. Como fundador de Convergència, el exdirigente ve con distancia el devenir del partido con el que concurrió en tantas elecciones y las perdió todas. Admite que aquel partido “se ha acabado” y lo achaca a la voluntad de las nuevas generaciones. “Se ha acabado, lo han disuelto”, constató, y a la hora de hacer una valoración del PDeCAT, justificó que no es que reconozca algo de CDC en el nuevo partido, sino que “sobre todo, el PDeCAT no se quiere reconocer” en aquel partido.

“Una vez vi un titular que decía ‘Convergència se ha acabado’”, explicó, con el que quiso argumentar que el PDeCAT lo que quiere es “establecer distancia”, y “no sé si renegar”. A partir de aquí, no quiso valorar si el nuevo partido reniega en el fondo de CDC y despachó la cuestión con un “no me interesa, la verdad”, pero sí que aseguró que él y mucha otra gente en Catalunya se sienten “huérfanos políticamente”. A su juicio, “hay mucha gente desconcertada políticamente”.

Él y mucha otra gente en Catalunya se sienten “huérfanos políticamente” por culpa del independentismo. “Hay mucha gente desconcertada políticamente

Pero su balance con respecto a CDC es más que positivo. “CDC ha sido un partido fundamental para el desarrollo de Catalunya”, valoró, de manera que “se puede mirar atrás y ver un balance de cosas que no te gustan, con errores, y cosas muy buenas”. De hecho, “las ambiciones nuevas, radicales, atrevidas y exigentes”, tildó en referencia a la independencia, “descansan en aquella etapa”, recordó.

A propósito de CDC y el PDeCAT, Roca también valoró la situación de Jordi Pujol tras su confesión sobre la herencia que mantuvo oculta en Suiza. Del expresident expresó su “gran decepción”. Se enteró estando en el coche y ante elementos muy personales e íntimos y no se lo imaginaba “en absoluto”. Roca admitió que “esto marcaba un antes y un después de muchas vidas porque se han compartido proyectos, ilusiones y fue una gran decepción que hizo daño”. También reconoció haber hablado con Pujol tras conocer la noticia pero no quiso entrar en esas conversaciones.

Admitió que “esto marcaba un antes y un después de muchas vidas porque se han compartido proyectos, ilusiones y fue una gran decepción que hizo daño”

Para Roca, la construcción del país y el proyecto de tantos años de pujolismo no tiene por qué verse ofuscado por este episodio de corrupción, por eso ha tomado distancia con la actitud del expresident. Preguntado sobre si habría accedido a defender a Pujol en caso de que se lo hubiera pedido, primero dijo que no se atrevía a responder y a continuación que “no sería el mejor defensor para un tema de esta naturaleza”.

En cuanto a sus aspiraciones políticas y los cargos que no ha podido ocupar, ha destacado que “alcalde me hubiera gustado serlo”, pero “ministro no”, y eso que se lo ofrecieron muchas veces: una el propio Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo y un expresidente que no ha querido desvelar.

Nunca tuvo ganas de ser el heredero de Jordi Pujol, entre otras cosas porque “tenía claro” que no lo iba a ser

También aclaró que nunca tuvo ganas de ser el heredero de Jordi Pujol. Fue a propósito de Duran Lleida con el que protagonizó enfrentamientos que consideró “lógicos” porque “él era Unió y yo CDC”. Pero lo de ser el sucesor de Pujol nunca lo consideró entre otras cosas porque “tenía claro” que no lo iba a ser.

Del caso Nóos, Roca comentó que la sociedad tiene derecho a tener opinión sobre la sentencia, pero recordó que “la justicia sólo la administran los jueces y magistrados, que tienen que fallar en derecho”. Aunque “esto hace 50 era más fácil que ahora”, porque ahora todo el mundo tiene opinión, pero a la vez, es “muy simple” por la acción de los medios, pero esta corriente de opinión “no condicionar la acción de los jueces y magistrados”, recetó.

Del caso Nóos, comentó que la sociedad tiene derecho a tener opinión sobre la sentencia, pero recordó que “la justicia sólo la administran los jueces y magistrados, que tienen que fallar en derecho”

De la Infanta Cristina, a quien defendió como abogado en el juicio, aclaró que ella tenía una sociedad de la que no era administradora y, por tanto, no es responsable de delito fiscal. Por eso le importa “muy poco” que la gente pueda existir esa sensación de impunidad, si bien a la Infanta “le importa muchísimo, como a mucha gente”, pero “el parámetro más importante es saber y creer que has actuado bien”, diferenció.

Preguntado sobre si le advierte una larga vida a la monarquía, respondió primero con una evasiva: “Quiero larga vida a la democracia”, dijo, pero insistido por Nierga, tiró de eufemismos: “Todo en el mundo tiene fecha de caducidad pero falta saber cuál es el relevo, cuándo cambiaremos la nevera”. Y preguntado sobre cuándo se cambiará dijo: “Cuando los ciudadanos lo decidan, pero la nevera tiene muchos departamentos y algunos estancos”, comentó.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.