Hosting por dinahosting.

AFORADOS 1

2011-03-09_IMG_2011-03-09_23-24-13_j34na002Aforados son las personas que, por su situación política, han de ser juzgados por un tribunal superior al que les correspondería. En teoría, eso se decide para proteger a los jueces de las presiones políticas normales en estos casos.
Sin embargo, en la acción judicial que leemos cotidianamente en los periódicos, observamos que los aforados se libran de las investigaciones que realizan los jueces que investigan los principales asuntos de corrupción. Así, la juez Ayala no puede interrogar a Chaves o Griñan por ser aforados.

En el fondo de este asunto lo que prevalece es el poder que tiene el Gobierno para nombrar a los grandes tribunales del País. El presidente del T.S. y del T.C. son nombrados directa o indirectamente por el Gobierno, además del Fiscal General. En esta situación, le es más fácil al Gobierno manipular a los grandes tribunales y no a los pequeños. Por tanto, el aforamiento es un privilegio de se dan a si mismos los políticos.
En el aspecto de los aforados, España es una excepción en el mundo. Tenemos más de 2.000 políticos que están aforados. Presidentes y miembros del Gobierno, congresistas y senadores, parlamentarios de las Comunidades autónomas, etc…, mientras que en Alemania, Gran Bretaña y EE.UU. no existe tal figura. En Italia y Portugal están aforados solamente el Presidente de la República, y en Francia el Presidente y los ministros, y nadie más.
El aforamiento de los políticos cierra un circulo de autoprotección muy bien estudiado y ejecutado. Si tenemos en cuenta que en España no se votan a los candidatos, sino a los partidos políticos, si consideramos además que los congresistas no tienen libertad de voto, pues están obligados a votar las consignas que dicen sus jefes de fila. Llegaremos a la conclusión de que estamos en manos de dos partidos políticos que hacen y deshacen a su antojo, y normalmente según los intereses particulares de sus jefes.
Todo el entramado que he intentado describir, nos lleva a la conclusión de que estamos muy lejos de una auténtica democracia. La transición de la dictadura a la democracia se hizo demasiado pronto, y además bajo el control y supervisión de los militares, por lo que haría falta una segunda transición que nos diera una verdadera libertad democrática.
No hay porqué descubrir nada nuevo. Desconfío de los inventos de los políticos españoles, así, las Comunidades Autónomas como solución al “café para todos” ya han demostrado su ineficacia, ni contentan a las distintas nacionalidades ni tampoco a las demás.
Parece que la gran preponderancia  de los dos principales partidos políticos está llegando a su fin. La corrupción y su propia endogamia los está sepultando, y por el contrario están apareciendo nuevos partidos que están emergiendo de forma notable. Esperemos que sean éstos los que nos lleven a buen puerto.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »