Hosting por dinahosting.

Aguilas enjauladas

¿De qué vas por la vida?

El otro día, comentaba una persona que le daba lástima un compañero de trabajo porque parecía un “águila enjaulada confundiéndose con los buitres que le rodean”, Le pregunté al respecto para saber exactamente a qué venía esa comparación y me dijo que era porque la persona en cuestión tiene grandes cualidades, puede volar alto y, sin embargo prefiere no esforzarse y no asumir nuevos retos.

No era la primera vez que oía hablar de la metáfora del águila para ejemplificar lo que debiera ser la vida de las personas; seres hechos para volar alto aprovechando sus majestuosas y poderosas alas, aspirando a las alturas, sintiéndose libres para ir de cima en cima, capaces de cazar las presas al vuelo y comer carne fresca. La comparación con los buitres es, también, muy significativa pues, éstos se alimentan de carne muerta y por ello, se aplica a las personas que se ceban en la desgracia ajena.

Desde luego, el símil del águila aplicado a una persona es el reconocimiento de la altitud de miras y potencialidades que le son propias al ser humano. De aquí que nadie se sentirá humillado por ello sino  todo lo contrario. ¡Ya me gustará a mí tener las capacidades del águila y su prestancia unidas a la condición humana! ¡Qué diferente es ir por la vida de águila que hacerlo de buitre! Y no digamos si es ir de águila libre; porque ¿De qué le sirve su grandeza si está enjaulada?

Es natural que, en esta línea de razonamiento, uno se pregunte ¿De qué voy por la vida? ¿Voy al estilo del águila adulta y libre? ¿O voy al estilo del aguilucho que ya se encuentra bien como está por miedo a lanzarse al vacío – exigencia necesaria para entrenarse y fortalecer las alas –  y porque ya le facilita suficiente alimento su madre águila?

No digamos nada del aguilucho enjaulado – sea porque le han obligado o porque se adocena a vivir en un ambiente seguro, con aire acondicionado, bien alimentado, sin riesgos de romperse nada. ¡Vaya imagen más lamentable si fuese aplicable a una persona!

Evidentemente, las enseñanzas prácticas de toda esta metáfora tienen múltiples aplicaciones. Voy a aprovechar la ocasión para reflexionar y aplicarme el cuento.

82 comentarios para “Aguilas enjauladas”

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »