Hosting por dinahosting.

Arrecia la presión en el PSOE para “hacer una reflexión” sobre la unión con el PSC

El PSC goza de una autonomía limitada con respecto al PSOE. Ambos partidos constituyen una federación aunque los socialistas catalanes tienen personalidad jurídica propia, lo que les permite, entre otros aspectos, concurrir de forma separada a las elecciones generales. El partido catalán aportó al PSOE 558.000 votos en las elecciones generales del 26J y en las autonómicas obtuvo otros 522.000. Aunque no son cifras desdeñables, entre determinados barones se ha extendido la tesis de que el PSC no ha hecho más que perder peso electoral por su coqueteo con el derecho a decidir y su solución para la cuestión catalana, en perjuicio del la nave nodriza socialista. Ibarra era el más claro a la hora de asegurar que “están bajando en votos constantemente en Catalunya y nos hacen perder votos en el resto de España”.

Aunque Blanco no es tan franco como Ibarra, el que fue redactor de los estatutos del PSOE y jefe de campaña de los socialistas en varias ocasiones, también se apunta a la tesis del extremeño cuando demanda una reflexión para analizar “las causas de un declive electoral constante en Catalunya” y apuntar a la seducción que ha ejercido Ciudadanos en Catalunya sobre muchos tradicionales votantes socialistas, que han identificado una percepción de garantía de “la cohesión territorial”, y “que es seña de identidad del PSOE”. Según el exministro, “es verdad que ahora nos estamos convirtiendo en fuerza muy debilitada en Catalunya” y “si me convencen de que es la hoja de ruta que más conviene en Catalunya estoy dispuesto atenderlo pero considero más bien lo contrario”, ha opinado.

Blanco se ha mostrado convencido de que Miquel Iceta “va a contribuir a esa reflexión” y, aunque no ha querido hablar en términos de divorcio entre las dos formaciones, ha dicho entender la situación del PSC con respecto a la situación política catalana: “Yo diferenciaría la posición del PSC de la del resto de compañeros”, ha comentado en referencia a la voluntad de no respetar la disciplina de voto en el Congreso con respecto a la abstención. Así, el exministro ha considerado más grave la desobediencia de los diputados del PSOE que la de los del PSC como consecuencia de la especial relación con la federación catalana.

Aunque hay un protocolo establecido de unidad de acción política como consecuencia, “siempre el PSC fue muy sensible” a la cuestión catalana, “con hechos diferenciales”, ha recordado, que le han provocado algún encontronazo con el PSOE. Por tanto, el eurodiputado ve conveniente ahora “analizar si esta sensibilidad ha fortalecido al proyecto del PSOE y el del propio PSC” hasta la fecha.

El PSC mantiene una total autonomía de acción política en Catalunya pero, en virtud de su interdependencia con el PSOE, participa en sus órganos federales de decisión y representativos -la ejecutiva federal, el comité federal y el congreso-.Del mismo modo, comparte un proyecto político sobre el que en ocasiones han surgido roces que han llegado, incluso, a poner al borde de la ruptura la relación entre ambos. Por eso Blanco considera que “hay que analizar las consecuencias de la decisión y analizarlas de manera distinta”

Pero entre los veteranos militantes socialistas también hay dirigentes que apelan a la necesidad de mantener la unidad de acción y por tanto el matrimonio entre PSC y PSOE a pesar del calibre del encontronazo de esta ocasión. Es el caso del exministro y actual jefe de los socialistas españoles en la Eurocámara, Ramón Jáuregui, quien considera grave la voluntad de desacato de partido catalán pero que en cualquier caso no debe alterar la relación con el PSOE. Claro que Jáuregui defiende la abstención técnica que implica que no existe ningún pacto con el PP porque hay razones que aconsejan facilitar la investidura.

Quienes se muestran menos comprensivos con el PSC consideran incomprensible que quien participa de un órgano y vote en él luego no acate su resolución. “Apelo al sentido de la responsabilidad y espero que la gente actúen con sentido responsabilidad y compromiso”, ha insistido Blanco, quien ha recordado que la decisión del comité federal “obliga a todo el mundo, desde el punto de vista ético y del compromiso”, y “si uno no está de acuerdo, de la misma forma que entró debe salir” porque “a nadie se le obligue a estar en las listas”.

El mensaje es más duro para los dirigentes del PSOE dispuestos a violar la disciplina de voto y para los dirigentes socialistas regionales que este lunes firmaron una carta dirigida a la gestora del partido en la que reclamaban la abstención técnica, una opción que Blanco y la propia gestora no está dispuesta a atender tras la decisión del comité federal. Las razones las volvía a exponer el exministro cuando señalaba su sorpresa por una propuesta que “nadie hizo” en el comité federal y que “se podía haber materializado y discutido”. Desde la dirección interina del partido consideran que atender esta petición sería “torcer la voluntad del comité federal” al tiempo que se reprocha que “quienes defendieron el no” a la abstención “ahora defiendan la abstención técnica”.

 http://www.lavanguardia.com/politica/20161025/411303286333/presion-psoe-psc.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.