Hosting por dinahosting.

Archivo por autor

Matando al Minotauro (o no)

PATENTE DE CORSO

ARTURO PÉREZ-REVERTE Viernes, 04 de Marzo de 2022, 12:00 Tiempo de lectura:4 min.

Como Teseo, estoy fuera del laberinto y debo entrar. Y luego, salir. Así que me pongo a ello. Busco en Google el enlace. No se trata de cambiar el sentido de mi vida, sino de rellenar un documento que me exigen si quiero subir a un avión. En vez de hacerlo en cinco minutos y en un papel, en el aeropuerto, debo hacerlo de forma telemática. Para mi comodidad, dicen los hijos de la gran puta.

Así que me pongo a ello con el ordenador que tengo en la mesa. Escarmentado por experiencias anteriores, a modo de hilo de Ariadna he prevenido a un amigo que sabe de esto, Leandro –director de la revista literaria Zenda, que por cierto acaba de publicar novela–, al que previne con antelación, sabiendo con qué Minotauro me juego el pellejo. Si no he vuelto a tal hora, avisa a mi familia, etcétera.

Tacatacatac, hace el teclado. Voy rápido en nombre y apellidos. Al principio parece engañosamente fácil, pero recuerdo al capitán Alatriste: hombre prevenido, medio combatido. Así que no me fío un pelo y avanzo cauto de casilla en casilla, esperando el sartenazo. Y en efecto: cuando en el requerimiento de nacionalidad escribo la palabra España, se vuelve roja la casilla y dice que nones. Pruebo con Spain, y tampoco. Hago la primera llamada a Leandro y le pregunto qué estoy haciendo mal. Prueba con una pestaña que hay arriba a la derecha, dice. Pruebo y se despliega una lista enorme de lugares: Bélice, Yakutia, Ruritania. Busca Spain y pincha, dice mi Ariadno. La busco y pincho.

En vez de hacerlo en cinco minutos y en un papel, debo hacerlo de forma telemática. Para mi comodidad, dicen los hijos de la gran puta

De pronto llego a un apartado que no sé qué es: PSC, pone. Nueva llamada telefónica. Pregunto qué es PSC y Leandro responde que no tiene la menor idea. Después, tras pensarlo, acaba diciendo que a ver si lo que me piden es la clave TT. Te llamo en un rato, concluye. Y cuelga. Me llama a la media hora –sigo delante del ordenador, mirando la pantalla– y dice que pruebe a ver si la clave es mi DNI. Lo escribo y la casilla se pone roja. Vete entonces al planner y pon tu número de teléfono, sugiere. ¿Qué cojones es el planner?, pregunto. A la izquierda, dice, arriba de la pantalla, tienes un icono. No tengo ningún icono, digo. Pincha en el retring, aconseja. No sé qué coño es el retring, respondo. Despliega el panel y busca un icono de color fucsia, sugiere. Abro panel, veo icono fucsia, pulso icono fucsia. El icono me pide, en efecto, un número. Escribo el número y llegan a mi teléfono un pitido y un mensaje: Su ZZpaf es 786CW23. Ya tengo el ZetaZetaPaf, le digo a Leandro, orgulloso de ir manejando jerga técnica. Mételo en la pestaña anterior, propone. Lo meto y se abre otra pestaña. Ya tengo la pantalla llena de pestañas. Ladran las pestañas, luego cabalgamos.

Aunque mi gozo en un pozo: la pestaña exige ahora que introduzca el RD, y no tengo ni puñetera idea de qué es un RD. Telefoneo otra vez a Leandro, quien me informa de que se trata del Runner Code. Un código que el sistema exige para confirmar que eres tú y no tu prima Ofelia suplantándote. Y para qué, pregunto yo, iba a querer mi prima Ofelia suplantarme en un avión de Iberia. Pues no sé, replica, pero el RD está en una aplicación de tu teléfono móvil. Me extrañaría un huevo, respondo, porque mi móvil es un viejo Nokia sin acceso a Internet. En tal caso, deduce Leandro, tiene que estar vinculado a tu correo Gmail. Pues eso también lo veo crudo, señalo, porque mi correo es Yahoo. Entonces, dice, mete la contraseña de cuando abriste la cuenta. ¿Qué cuenta?, pregunto. La del navegador que te puso el informático que te dio de alta, responde. El que me dio de alta murió hace dos años de Covid, replico. Leandro se queda callado cinco segundos. Sal afuera y reinicia el proceso, concluye.

Obedezco: salgo, reinicio, se borra todo y empiezo de nuevo. A veces me levanto, doy una carrera por la habitación, grito un par de blasfemias –los perros me miran asombrados– y vuelvo a sentarme y darle a la tecla. Dos horas y cuarenta y ocho minutos después, lo que totaliza cuatro horas y media de la mañana de un día laborable, llego a la guarida del Minotauro y me lo cargo. Después salgo de allí, exhausto pero triunfal, en posesión de un certificado que asegura que me llamo Arturo, que soy de nacionalidad española y que viajo a Lisboa. Eso es todo, o sea: casi lo mismo que pone en mi billete de avión. Le doy a la impresora para llevarlo encima, pues mi teléfono no sirve para eso; pero suena un pitido y en la pantalla aparece un mensaje: La impresora está desconfigurada. Entonces salgo al jardín y, soltando carcajadas como un demente, miro el cielo con avidez, reclamando el meteorito que termine de una vez con este disparate.

El uso de las mascarillas al aire libre pasará a ser solo recomendable en aglomeraciones

Después de un mes y medio de mascarillas obligatorias al aire libre, esta semana los ciudadanos podrán volver a ir sin ella por la calle. En su reunión extraordinaria de este lunes, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) ha apoyado esta medida, que anunció el viernes la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Una vez que el jueves entre en vigor el real decreto que aprobará mañana el Consejo de Ministros, los cubrebocas al aire libre serán simplemente “recomendados” cuando haya aglomeraciones, según ha informado el ministerio en un comunicado.

Las comunidades han aprobado la retirada de las mascarillas en exteriores que impuso el Gobierno el 24 de diciembre, una medida muy criticada por los expertos, ya que el contagio al aire libre es mucho menos probable que en interiores. En pleno estallido de contagios, el Ejecutivo adoptó su aplicación sin el aval técnico de la ponencia de alertas, que por entonces recomendaba otras acciones, como el aislamiento de contactos estrechos. 

MÁS INFORMACIÓN La mascarilla en exteriores dejará de ser obligatoria desde el próximo jueves

La eliminación de las mascarillas también llega sin pasar por este grupo de técnicos ni por la Comisión de Salud Pública, a pesar de que así lo aseguró la ministra el pasado miércoles, tras el anterior CISNS. El anuncio del viernes de Darias provocó críticas de algunas comunidades autónomas que, aunque estaban de acuerdo en el fondo de la decisión, preferían que se hubiese consultado e informado con antelación.

Ante la clara bajada de la sexta ola de la covid en España, el consejo también ha aprobado subir los límites de los aforos para las competiciones deportivas, que pasarán del 75% al 85% en recintos abiertos y del 50% al 75% en los cerrados, “respetando las medidas no farmacológicas de protección frente a la covid-19″. Es decir, en estos casos sí habrá que llevar mascarilla.

Esta protección también seguirá siendo obligatoria en interiores, una limitación que Sanidad ha preferido mantener incluso en momentos en los que la tasa de contagios ha estado por debajo de los 50 por cada 100.000 habitantes en 14 días (el viernes había 2.299), como sucedió este otoño.

A falta de que el martes se conozca la literalidad de la nueva norma, la medida que ha anunciado el ministerio rebaja la exigencia de mascarillas que había antes de Navidad: por entonces sí eran obligatorias cuando no se podía respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros, algo que ahora se queda en una mera recomendación.

SOBRE LA FIRMA

Pablo Linde

Pablo Linde

Empezó a escribir sobre el coronavirus prácticamente cuando se descubrió y desde entonces se ha dedicado a cubrir la pandemia. Comenzó a publicar en EL PAÍS en 2007, centrado en asuntos relacionados con la sanidad y la salud, lo que le ha valido ganar varios premios nacionales, como el Prismas de divulgación científica o el Boehringer de medicina.

Assemblea Plataforma Pensionistes SC

L’última restricció Comarcal?

Cancel·lades les activitats per #CoronaVirus Esperem retrobar-nos aviat #cuidemnos

DELTA gent activa informa, que cancel·la les activitats desde el dia 12 de març fins a nou avis.
Seguirem informant pels mitjans habituals, Web, blog, WhatsApp, Facebook, Twitter i correu electrònic.
Hem pres aquesta decisió valorant les informacions i recomanacions que estan donant les diferents administracions públiques: Govern, Ajuntament, Generalitat i sobretot les autoritats sanitàries.
El nostre col·lectiu, com sabem, és una població de risc davant el coronavirus . Per això, entre tots i totes, hem d’actuar amb corresponsabilitat i tractar d’evitar possibles contagis. Valorem i agraïm també el treball de personal de la nostra sanitat pública que, a hores d’ara, ha de respondre al contagi i seguir atenent altres malalts i malaltes.

Bon NADAL …i millor ANY NOU

Inici de TARDOR 2020

Recursos informàtics

Recursos informatics

Videoconferencia

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »