Hosting por dinahosting.

Choque en el PSOE por el modo en que otorgará su abstención a Rajoy

  • Nueva pugna interna e20161021-636126553456031444_20161021140452-kytg-u4111940024297m-992x558lavanguardia-webntre facilitar la investidura en bloque o por la mínima
  • Al día siguiente del triunfo de la operación para derribar a Pedro Sánchez, el pasado 1 de octubre, se revelaron las primeras fisuras entre sus críticos. Unos críticos que, de la noche a la mañana, pasaron a ser oficialistas y se instalaron en Ferraz merced al cambio de mayorías y equilibrios que está provocando esta profun
    da crisis del PSOE. “¿Y ahora qué?”.

Una parte de los impulsores del derrocamiento de Sánchez, desde Felipe González hasta Susana Díaz, querían resolver de un plumazo la gobernabilidad de España en primer término, aunque debieran tragarse el sapo de facilitar la investidura de Mariano Rajoy y, más adelante, renovar el liderazgo del PSOE. Pero otra parte de los que apoyaron con entusiasmo la expulsión de Sánchez, pese a ser fieles a Susana Díaz, se enfrentaron después a la realidad de un escenario muy envenenado, precisamente por desbloquear la investidura del líder del PP. Es el caso, sobre todo, de los presidentes socialistas sostenidos en sus gobiernos autonómicos por Podemos, como el castellanomanchego Emiliano García-Page, el aragonés Javier Lambán y también el valenciano Ximo Puig, aunque en su caso tiene como socio de gobierno a Compromís, que “no es lo mismo” que Podemos. “Yo no he ayudado a echar a Pedro para investir a Rajoy, sino porque había que echar a Pedro”, revelaba uno de ellos pocos días después del último y convulso comité federal.

El máximo órgano del partido entre congresos se vuelve a reunir mañana, en la trascendental cita en la que el PSOE virará del “no es no” de Sánchez a una abstención que facilite la investidura de Rajoy “como mal menor”, según el presidente de la gestora, el asturiano Javier Fernández. Pero la pugna por qué fórmula de abstención se adopte sigue abierta.

Por un lado, Javier Fernández y el portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, así como Juan Cornejo en nombre de la poderosa federación de Susana Díaz, tienen claro que no sirven “medias tintas”, ni una abstención “vergonzante”. Así pues defienden, y están seguros de que acabarán imponiendo, una abstención en bloque del grupo socialista en la segunda votación de investidura de Rajoy. De momento, y no es menor, ya han logrado imponer la disciplina de voto, y aunque algunas federaciones y dirigentes siguen aferrados al no a Rajoy, y así lo expresarán mañana en Ferraz, han aceptado asumir en el debate de investidura la posición que marque el comité federal. Desde la vasca Idoia Mendia a la madrileña Sara Hernández, o el riojano César Luena –que fue número dos de Sánchez en Ferraz–, así lo han aceptado.

Aunque habría algunas fugas, si así se impone, que romperían la disciplina de voto: al menos los siete diputados del PSC y los dos del PSOE de Baleares, ya que ni Miquel Iceta ni Francina Armengol están dispuestos a dar su brazo a torcer y no se mueven del no a Rajoy. Un puñado de fieles a Sánchez, como Margarita Robles o Susana Sumelzo, tampoco. Así que si se impone votar una abstención en bloque, podría haber una decena de díscolos. “Defenderé el no al PP. Si plantean un viraje histórico, pediré libertad de voto al grupo parlamentario socialista para mantener el compromiso con los votantes”, insistió ayer la balear Armengol.

La gestora de Ferraz, en todo caso, sigue recibiendo presiones para que se acepte una “abstención técnica”. Es decir, que en lugar de que se abstenga en bloque todo el grupo socialista, sólo lo hagan los once diputados socialistas necesarios para que Rajoy, con los votos afirmativos del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria, sea investido presidente en la segunda votación.

Esta fórmula es la que defiende, por ejemplo, Emiliano García-Page. No obstante, otros dirigentes del PSOE rechazan tajantemente lo que consideran como una abstención “de tapadillo”, simplemente para que estos presidentes autonómicos puedan “cubrirse las espaldas y salvar la cara”. Es más, aseguran que aunque su abstención incomode a Podemos en sus territorios, el partido de Pablo Iglesias tampoco podrá derribarles, por mucho que amenace con ello: “¿Van a tumbar la presidencia de Emiliano en Castilla-La Mancha para colocar a Cospedal, o a Rudi en Aragón?”.

Y, más allá de las amenazas que pueda exhibir Podemos, lo que los fieles a Sánchez no digieren es que estos presidentes autonómicos socialistas echaran a su líder y ahora no se atrevan ni a defender la abstención –prefieren asegurar que su posición es de rechazo a unas terceras elecciones–, porque aseguran que en sus territorios “se los comerían” los militantes. “Cobardes” es lo más fino que les llaman. Incluso piensan que algunos de ellos intentarán no asistir mañana al comité federal, para no tener que “retratarse”. O si lo hacen, podrían defender el no a Rajoy, tras asegurarse, según malician, de que parte de los miembros de su federación voten por la abstención en el comité federal.

Este debate sobre la fórmula de la abstención del PSOE llega así abierto al comité federal de mañana. Y, entre tanto, Mariano Rajoy afronta ya la recta final para conseguir, aunque a trancas y barrancas, su ansiada reelección como presidente del Gobierno la próxima semana. El Rey fijó ya ayer los horarios de la ronda de consultas que celebrará el lunes y el martes, justo después del comité federal del PSOE, con los representantes de los grupos parlamentarios. De menor a mayor, empezará el lunes a las 9.30 h de la mañana con Pedro Quevedo, de Nueva Canarias; y acabará el martes a las 15.30 h con el propio Rajoy. A partir de ese momento, Felipe VI habrá de proponerle como candidato a la investidura y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, convocar el pleno con 24 horas de antelación. Lo único que falta por decidirse, por tanto, es si el debate arrancará el miércoles, con la primera votación el jueves y la segunda el sábado; o si el pleno empezará el jueves y se votará el viernes y el domingo. Antes del 31 de octubre en que expira el plazo, en el último suspiro del calendario, Rajoy volverá a ser investido presidente. Si nada se tuerce.

 http://www.lavanguardia.com/politica/20161022/411205717935/choque-psoe-abstencion-rajoy.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.