Hosting por dinahosting.

CORRUPCION Y MAFIA

correaCada pueblo crea, con el tiempo, su propia idiosincrasia. Así, en la Italia del sur nació la mafia, como expresión de un sentimiento popular en el que los caciques protegían a los débiles, a cambio claro está de un estipendio. Tuvo momentos la mafia en que vivir al margen de ella era imposible. Hoy la mafia se ha convertido en productora de grandes negocios, incluso con el Vaticano. Hace pocos meses que tuvo que dimitir el alcalde de Nápoles por sus relaciones con la mafia.

En el sur de Italia, la mafia es algo genético que la llevan en el más profundo de su ser. Pasarán años y siglos, pero la mafia permanecerá en algunas de sus varias formas.

Aparte de la mafia, y aquí entra la Italia del norte, la corrupción política fue y continúa siendo algo cotidiano y más o menos aceptado por la ciudadanía como mal menor. En los años noventa hubo un amplio movimiento en contra de la corrupción, llamado tangentópolis, que consiguió encarcelar a numerosos políticos, y creó nuevas leyes para evitar su repetición. Han pasado los años y todo sigue igual, la única diferencia es que ahora los políticos corruptos utilizan instrumentos mucho más sofisticados para evitar su imputación.

España, aunque en modo muy distinto, también es algo parecido en el sentido de que la corrupción se ha convertido en una cuestión genética. Un país, el nuestro, en donde la ciudadanía se enorgullece cuando consigue burlar a la Hacienda Pública, o donde un Gobierno plantea una lucha ilegal contra los terroristas, o donde los deportistas de élite tienen sus fortunas fuera de España, y aquí continúan siendo muy respetados, o donde figuras mundialmente famosas como Montserrat Caballé o Isabel Pantoja tienen cuentas pendientes con Hacienda.

Un País, el nuestro, en donde el Presidente del Consejo del Poder Judicial, nombrado por el Gobierno, tuvo que dimitir por viajes particulares a cargo del presupuesto del Consejo, pero en cambio un Senador que ha hecho 32 viajes a Tenerife para estar con su amante también a cargo del presupuesto del Senado, sigue en su puesto porque dice que devolverá el dinero. Y no pasa nada.

Hace cientos de años tuvimos un crítico de nuestra sociedad, se llamaba Quevedo, y es el autor del famoso pareado: “poderoso caballero es don dinero”. Con la dictadura igual o peor, incluso se hizo una película “la escopeta nacional” que parodiaba la corrupción que tuvimos.

Todos los políticos quieren el poder, porque saben que con el poder podrán hacer fortunas. El PP y el PSOE tienen o han tenido el poder, y son corruptos. UPyD no ha tenido nunca el poder, y se vanagloria de no tener corruptos. Lógico.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »