Hosting por dinahosting.

COSAS DE FAMILIA

MIA12. WASHINGTON (DC, EE.UU.), 28/05/2010.- La Infanta Cristina de Borbón aplaude durante una entrega de premios a jóvenes que contribuyen a la defensa de los Derechos Humanos hoy, viernes 28 de mayo de 2010, en la sede de la Organización de Estados Amercianos (OEA) en Washington (DC, EE.UU.). EFE/Luis M. Alvarez

Lo normal en una familia es que cuando algún miembro de ella está en situación de acusada judicialmente y muy especialmente cuando esta acusación no es por delitos de sangre, sino por cuestiones fiscales, todos los otros miembros se muestran solidarios con la presunción de inocencia. Todos intentan ayudar al miembro que está en peligro.

Pero éste no ha sido el caso de la Infanta Cristina, que se encuentra únicamente con el respaldo de su madre, que intenta protegerla. El resto el desprecio y la ignorancia. Ignorancia en el caso de su padre o de su hermana, y desprecio por parte de su hermano y su cuñada. Su hermano, el Rey Felipe VI, que es quien más podría ayudarla, la ha apartado de todo roce con la Casa Real, como si fuera una apestada. Y eso no dice nada a favor de esta familia.

Ya ha quedado demostrado que la Casa del Rey Juan Carlos I, estaba al tanto de lo que ocurría con Nóos, y muy especialmente con la Infanta. Hay declaraciones de Urdangarín, contrastadas con pruebas, que él no tomaba ninguna iniciativa que no estuviera aceptada por la Casa del Rey. Del mismo modo que la declaración de renta de la Infanta estaba hecha por el mismo asesor que hace las declaraciones de renta del resto de los miembros de la familia.

De los empleados en La Zarzuela han salido comentarios denigrantes para la Infanta: “De nuevo, la Infanta no ha estado a la altura”. “Ha sido una auténtica decepción. Claro que tiene que defenderse de alguna manera. En el fondo, da pena”.

De estos empleados de Juan Carlos I, no hay ninguna referencia a las declaraciones de Matas, el ex presidente de la Junta de Baleares, quien dijo haber recibido una llamada del Rey en la que éste le pidió que tratara bien a Urdangarín. O lo que le dijo Rita Barberá a Rajoy: “Si te lo hubiese pedido a ti el mismo que me lo pidió a mí, tu también se lo habrías dado”.

Una vez más Felipe VI se ha equivocado, y es fácil suponer que por consejo de su esposa. Le falta humanidad a esta monarquía.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.