Hosting por dinahosting.

Cuándo y cómo perdió el tren Pedro Sánchez

El ex secretario general del PSOE ha rectificado el que fue su relato desde el 20-D al 26-J, al admitir que debió negociar antes con Podemos que con Ciudadanos. Sus colaboradores aseguran que el auténtico Sánchez es el de ahora, no el de antes.

Muchas veces, antes y después de su trágica destitución como líder del PSOE, ha repasado Pedro Sánchez dónde y cómo perdió la oportunidad de ser presidente del Gobierno. Dónde y cómo dejó escapar ese tren que sólo pasa una vez en la vida y que, si no lo pillas, estás condenado a correr detrás de él hasta que se desvanece en el horizonte y ya sólo te queda sentarte en la estación a lamentarlo. 

Un mes después del maldito Comité FederalPedro Sánchez se sentó en un bar con Jordi Évole delante de 3,6 millones de espectadores para lamentarse de su destino.

El ex secretario general del PSOE hizo una enmienda a la totalidad de lo que fue su relato entre el 21 de diciembre de 2015 y el 26 de junio de 2016. El relato que atribuía a Pablo Iglesias -en exclusiva- la culpa de que un presidente socialista no ocupe La Moncloa. La negativa de Podemos a abstenerse para dar paso a un Gobierno pactado por PSOE y Ciudadanos ha permitido a los socialistas -y también a esos poderes financieros y mediáticos que Sánchez sacó al prime time– sostener que Rajoy gobierna gracias a Iglesias. La pinza PPPodemos se aventó mucho entre las primeras y las segundas elecciones, bajo la batuta de Ciudadanos.

La inopinada confesión de Sánchez, al reconocer que debió negociar antes con Iglesias que con Rivera, obliga a revisar su actuación en los seis meses de la XI Legislatura. ¿Cuál es el auténtico Pedro Sánchez? ¿El de antes o el de ahora? Las personas que han colaborado estrechamente con él confirman que Sánchez siempre fue partidario de un acuerdo con Podemos y que no le hacía ascos a negociar una abstención con los partidos nacionalistas e independentistas de la Cámara. Aunque la debilidad interna de su liderazgo en el PSOE se lo impidió.

Hay que retroceder a la noche del 20-D y a las decisivas semanas posteriores para entender por qué Sánchez perdió el tren a La Moncloa. Después de quedarse con 90 escaños y de contemplar cómo sólo 300.000 votos separaban al partido centenario de Podemos, el PSOE y su líder se quedaron mudos. Era una izquierda difícil, combativa y surgida del activismo callejero, con una cultura política de imposible asimilación por parte de la aristocracia socialista.

La noche electoral, Sánchez cedió a Rajoy la iniciativa de la investidura y renunció a negociar una alternativa. A pesar de que, con las reglas del sistema parlamentario, no tenía por qué hacerlo. El PP -123- no sumaba con Ciudadanos -40-, y PSOE y Podemos, con la eventual abstención de los nacionalistas, tenían números para elegir a un presidente. Esta posibilidad alimentó las pesadillas del PP y de Rajoy -muy debilitados políticamente por la pérdida de escaños y de votos- hasta el último día de la breve legislatura. Conforme pasaba el tiempo y Sánchez fracasaba, Rajoy iba respirando tranquilo hacia el 26-J. El líder del PP calculó bien y el del PSOE lo hizo muy mal.

Sánchez no se atrevió después del 20-D a plantear a su partido una negociación de Gobierno con Podemos y los nacionalistas. Hasta que el Comité Federal del 28 le ató de pies y manos. La resolución le impedía pactar a su derecha y, de facto, a su izquierda, ya que Podemos llevaba la línea roja del derecho a decidir en su programa. Atado y todo, el 7 de enero, viajó a Portugal para fantasear con una alternativa de izquierdas.

Pablo Iglesias dijo ayer que si el ex líder socialista hubiera sido igual de valiente entonces que en La Sexta, ahora sería presidente. ¿Por qué no negoció Sánchez con Podemos antes que con Ciudadanos si eso era lo que quería? ¿Por qué apostó por acudir a la investidura con 130 escaños pudiendo llevar el respaldo de 161? La explicación de su entorno es que escuchó a los asesores equivocados y no se atrevió porque tenía sobre su cabeza la espada de Damocles de su destitución como secretario general a manos de los célebres barones.

«No puedes formar Gobierno con Podemos ni los independentistas. Si nos haces caso, aplazaremos el debate interno, el Congreso y la petición de tu cabeza hasta que se aclare el calendario institucional». Ése fue el mensaje. De hecho, tras el 20-D la presidenta andaluza intentó hacer lo que acabó haciendo el 1 de octubre, pero el resto de los barones la frenaron. Los medios a los que ahora Sánchez acusa de colaborar en su decapitación se alinearon entonces con él para frenar a Díaz.

Durante aquellas semanas, colaboradores de Sánchez le aconsejaron que tirara hacia adelante para un pacto de izquierdas -sobre la base de que los votantes de Podemos eran los hijos con quien había que entenderse-, pero él prefirió hacer caso a otras voces entre las que figuraban el propio Rubalcaba -con quien habló en los primeros días después del 20-D hasta que después dejó de hablar-, Felipe González, o José Enrique Serrano, partidarios de pasar a la oposición. A partir de ahí, el pacto con Ciudadanos era el único camino que le quedaba. Un camino que no llevaba a ninguna parte. Podemos no estaba dispuesto a ser testigo ni invitado en esa boda. Quería negociar de tú a tú. «El PSOE debe mirar a Podemos de tú a tú y trabajar codo con codo con ellos» -dice ahora Sánchez- «como en las comunidades y ayuntamientos donde gobernamos».

Después de una investidura fracasada en origen, los paseos con Iglesias y la reunión a tres bandas con Podemos y Ciudadanos ya fueron pura representación. Los nuevos partidos se declararon incompatibles. Rivera buscaba la abstención del PP y Sánchez la de Podemos. Una quiebra en ambos casos. A mitad de camino, Iglesias ofendió el honor socialista por dos veces. La primera, exigiendo ser vicepresidente; la segunda, con su referencia a la «cal viva». Dice Pablo Iglesias que la confesión de Sánchez le ha impactado. No es para menos.

http://www.elmundo.es/espana/2016/11/01/5817ad6eca4741a20d8b4607.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.