Hosting por dinahosting.

Cuidadores que roban a ancianos

TAD 42 CUIDADORES imagesLos técnicos de los servicios sociales de diversos ayuntamientos valencianos llevan años detectando no sólo malos tratos psíquicos sino también físicos y situaciones de vulnerabilidad sobre personas mayores por parte de sus cuidadores no profesionales que, paradójicamente, han sido contratados por la familia para atenderles.

Sin embargo, el Síndic de Greuges alerta ahora, a través de un informe, del aumento de casos de otra práctica que se produce cuando los asistentes convencen o extorsionan a los ancianos para que saquen el dinero de sus cuentas corrientes y vendan sus propiedades, incluso la casa donde viven, y se marchen a otra población en la que ya no tienen ningún contacto con los parientes.Ante este expolio, el Síndic, José Cholbi, considera que debería existir «un protocolo de actuación que permitiera detectar estas situaciones de riesgo en personas mayores con una posible dependencia de la ‘cuidadora’ no profesional y fuera del ámbito familiar».

El texto del Defensor del Pueblo valenciano destaca que cada vez son más las personas mayores que viven solas y que apenas tienen contacto con familiares y amigos. Estas circunstancias son las propicias para que gente sin escrúpulos se aprovechen materialmente de ellas dada la especial vulnerabilidad que presentan tanto física como psíquica.

La entidad de defensa pública advierte que en los casos que ha analizado, las familias de los mayores afectados consideran que la actuación de los servicios municipales «no fue la que requerían las circunstancias, habiendo desasistido totalmente durante años a sus ancianos, que finalmente se encuentran viviendo en residencias», e insiste en lamentar «la inexistencia de un protocolo para estos casos por parte de los servicios sociales de base».

Otra de las recomendaciones es comunicar -tanto los familiares como los servicios sociales municipales- a la Fiscalía cuando se detecten movimientos de dinero o intento de ventas de inmuebles. «Hemos de insistir en la necesidad de establecer por parte de los servicios sociales de cada ayuntamiento un protocolo de alerta sobre posibles violaciones de la voluntad de cada persona dependiente de terceras, en especial cuando ni siquiera hay un vínculo familiar y la relación es meramente contractual», según el texto del Síndic.

El protocolo que ante una situación de maltrato de personas mayores es similar al resto de protocolo en materia de maltrato: «comprobar la veracidad de los hechos, analizar y valorar las posibilidades de la intervención en función de las competencias que tenemos atribuidas, adoptar medidas cuando la persona maltratada reconoce el maltrato y posibilita la aplicación de recursos de que se disponen y, si no hay posibilidad de intervención, comunicar el hecho a la autoridad competente, en este caso a la Fiscalía Provincial de Valencia, sección Civil y de Protección de las personas discapaces».

Desde el Síndic se reconoce que actualmente es difícil comprobar los hechos de saqueo a mayores por parte de sus cuidadores y que los servicios municipales no disponen de los medios necesarios.

Al igual que se han desarrollado protocolos y se ha apostado por concienciación ciudadana en torno a la violencia contra las mujeres, incentivando la denuncia de la víctima y la denuncia social, «ante los supuestos abusos o malos tratos a los mayores, el problema se agrava dado que la denuncia de la posible víctima se dificulta por su avanza edad o incapacidades físicas o psíquicas», detalla el informe del Síndic que reconoce que estas situaciones que se producen especialmente en localidades pequeñas y en menor medida en poblaciones medianas o grandes, «exigen de unas alertas especiales en los servicios sociales, en las que, sin duda los amigos y vecinos son de gran ayuda».

La última denuncia de vaciado de cuentas corrientes de una anciana por parte de una cuidadora llegó hace unos meses al Síndic de Greuges. Se trataba de una mujer de 89 años del Puerto de Sagunto que se quedó sola al fallecer su hermana, con la que vivía. Su sobrina denunció que su tía dejó de residir en el Puerto de Sagunto tras haber vendido su vivienda y sacar todo el dinero del banco. Curiosamente se fue a vivir con la cuidadora a un piso alquilado de Valencia.

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/09/13/55f45a7922601df4178b4586.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.