Hosting por dinahosting.

CURSOS DE FORMACION

norte-sur250Cerca del 35% de la población activa en Andalucía está en paro, lo cual bate todos los records del mundo. De largo, es el mayor desafío de esta Comunidad, que además es un síndrome que persiste de toda la vida.

Aunque mi particular visión de este problema, es que la economía sumergida (alrededor del 20% del PIB) absorbe buena parte del paro, con lo que las cifras reales serían mucho más razonables y equiparables a las de otras Comunidades, es lógico pensar que la Junta de Andalucía se tome este problema con la máxima prioridad.

Y así lo ha hecho. Entre sus propios presupuestos y las ayudas de la UE, han conseguido destinar varios miles de millones a la formación de los trabajadores en paro. Si tenemos en cuenta que los presupuestos para el presente año y por todos los conceptos, alcanzan casi los 30 000 millones, podremos comprender que destinar 3 000 a la formación de los trabajadores es una cifra realmente importante, de acuerdo con los objetivos fijados.

Y sin embargo, todo ha sido un fracaso. La codicia ha corrompido a buena parte del personal y empresarios que estaban en el empeño de la formación. Desde Consejeros de la Junta, a funcionarios de la misma y a empresarios, todos han visto la ocasión para apropiarse de bienes públicos. Al menos dos empresarios detenidos por su presunta implicación en la malversación de las subvenciones públicas para cursos, han reconocido que las autoridades de la Junta conocían las irregularidades y no hicieron nada para evitarlas.

Otro de los empresarios detenidos en Cádiz, relató cómo un técnico de empleo de la Junta le asesoró directamente sobre cómo tenía que tramitar la ayuda para conseguir los fondos y quedarse luego con el dinero. Esta colaboración de los funcionarios es lo que habría permitido que las irregularidades se repitieran año tras año, sin que nadie diera la voz de alarma.

Otro testimonio ha provocado todavía mayor estupefacción. Uno de los empresarios que percibieron ayudas irregulares ha asegurado que, tras recibir los fondos, descubrió que no iba a poder cumplir con los requisitos que establecía la legislación. El imputado se dirigió a la Junta para que le explicaran cómo debía proceder a la devolución. Pero no obtuvo la respuesta que esperaba. Los funcionarios le recomendaron que solicitara un aplazamiento indefinido del curso. De esta forma podría quedarse con la subvención sin tener que invertirla en ningún tipo de acción.

A través de estos testimonios, podemos apreciar que la corrupción en Andalucía es, sobre todo, dejadez de los funcionarios, y no tiene nada que ver con la corrupción típica de Madrid, mucho más sofisticada y elitista

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »