Hosting por dinahosting.

DE DONDE PROCEDEMOS

taxi-a-gasogeno-anos-40El título completo podría ser “de donde procedemos y ya no nos acordamos”.

Nací en 1940, soy producto de la inmediata post-guerra, y por tanto mis primeros años fueron realmente duros, especialmente para mis padres y hermano mayor, pero también para mi.
Cosas que recuerdo, y no con especial felicidad:
  • Las tortillas de harina que fatalmente tenía que hacer mi madre. Eran amazacotadas, espesas, planas. Pero con la virtud de llenar el estómago.
  • Había una familia amiga de mis padres. Estaba formada por el matrimonio y tres hijos, dos varones y una chica. Uno de los chicos (de unos 20 años) se contagió del tifus, y él se lo pasó a su padre y a su hermano. Los tres murieron en poco tiempo, quedando de la familia sola la madre y la hija. No era un caso raro.
  • Si ibas al cine, al comienzo de la sesión tenías que levantarte del asiento, levantar el brazo derecho y cantar el himno de la falange.
  • Cerca de donde vivíamos, había la mejor corsetería de la ciudad. Se llamaba “La Sirena”, estaba en la calle Pelayo. De repente, y seguro que sin ningún fundamento, corrió el rumor por toda la ciudad, de que en los probadores de la corsetería se fotografiaban a las Sras. sin que ellas se diesen cuenta. Tuvieron que cerrar.
  • Para orgullo de mi madre yo estaba gordo. Eso era señal de que no nos faltaba la comida, y eso era un signo de bienestar.
  • Mi hermano tenía siete años, cuando mi padre trajo un domingo unas lyonesas de la pastelería. Como mi hermano no había visto nunca una cosa así, no se lo quería comer. Hasta que mi padre le restregó por la cara una de ellas.
  • Los taxis funcionaban con gasógeno accionado con cáscaras de almendra. Es decir, sin gasolina.
  • La idea que teníamos al tomar vino, era que estaba hecho con agua y polvos.
  • Tenía yo seis años y murió Manolete, recuerdo todavía las portadas de las revistas con su fotografía. Su muerte, provocada en Linares por el miura Islero, causó un estruendo en todo el País.
  • Tenía pocos años, y mi madre me hizo acompañarla para ir a ver a una abuela a la clínica, pues le habían operado las cataratas. Para mí fue algo horroroso ver a aquella sra. en la cama del hospital y con los ojos vendados.
  • Mi madre tenía gas para cocinar, pero mi abuela no. Mi abuela cocinaba con carboncillo. Y nunca he comido unas patatas fritas tan ricas como las que hacía mi abuela..
  • Cada domingo se armaba el gran jaleo en casa, pues tocaba bañarse. Para ello, mi madre calentaba ollas de agua en la cocina, y luego echaba el agua caliente en la bañera, mezclándola con agua fría del grifo.
  • Para lavar la ropa, teníamos un gran lavadero en la misma cocina, y allí con jabón en pastilla, una pala de madera y mucha muñeca se lavaban las sábanas, toallas, etc..
  • El día de mi primer cumpleaños (7-12-41), fue el día que coincidió con el ataque de los japoneses a Pearl Harbor.
  • Por la radio escuchábamos la serie “Episodios Nacionales”, para mayor gloria de la patria.
  • Con siete años tuve un accidente en casa. Me abrí la frente con una importante herida. Mi padre me trasladó a urgencias del Clínico, y allí le dijeron a mi padre que o quedaba ciego o retrasado mental. Y como afortunadamente no quedé ciego…….
Podría explicar mil recuerdos más, pero a medida que voy escribiendo voy pensando que os estoy aburriendo, y esto no me gusta nada.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »