Hosting por dinahosting.

DEMOCRACIA O PARTITOCRACIA

912e0e10-f192-11e2-82f4-7054d21a8f10España es una democracia solo porque lo dice la Constitución, no porque en la práctica política realmente exista. Lo nuestro es la partitocracia, es decir, un sistema político creado por y para los partidos políticos. Estos mismos partidos, que estuvieron prohibidos durante la dictadura, y que con la muerte del dictador se convirtieron en amos y señores de nuestro reino.

Los llamados padres de la Constitución, fueron unos políticos que estaban representando a unos determinados partidos, y que asistieron al parto bajo el padrinazgo de los militares. A todos ellos lo único que les preocupaba era tener un mutuo consenso para repartirse el “pastel”. Nadie pensó que la ciudadanía estaba preparada para coger las riendas de la democracia. Tal vez no lo estuviera, pero es que ni siquiera le dieron una oportunidad.

La partiticracia está reflejada en nuestra Constitución por hechos como los siguientes:

  • Se creó un sistema bicameral, con un Senado que solo sirve para atemperar las decisiones más importantes, a la vez que engordaban el número de políticos con poder.
  • Se instauró un sistema en el que el poder ejecutivo y Legislativo se comía al poder judicial, y así se aseguraban la impunidad de sus futuras corruptelas.
  • Los partidos nacieron como los entes de máxima representación, incluso por encima de los hombres que los representaban, de ahí nació la idea de la obediencia total y absoluta de los diputados a las órdenes de la cúpula de su partido. Los electores no votan a los políticos electos, votan a los partidos que se presentan
  • Los partidos funcionan como entes autónomos de sus bases. Los políticos que se elijen para presentarse a las elecciones, son escogidos entre los más amigos de los que forman la cúpula del partido, con total independencia del criterio de sus bases. Tal vez el PSOE es una excepción a esta regla, pero tampoco siempre.
  • Se creó la figura del “aforado” y se extendió de una forma generosa hasta a más de 2 000 aforados en toda España. Era y es otra forma de asegurarse la impunidad de sus actos.
  • Se otorga al Rey total protección jurídica y total oscurantismo sobre sus finanzas y presupuestos. Es un Jefe de Estado impuesto por el dictador fallecido y por su cuna. y sin el respaldo de un referendum popular. En consecuencia, está al margen del juego entre los partidos, como ocurre en los países republicanos, y al margen del sentimiento popular como ocurre en los países monárquicos. No aporta nada al sistema democrático.

Si además de todo ello ponemos la existencia de una crisis económica y la subsiguiente aplicación de una política de recortes sociales, junto con una corrupción generalizada allí donde algún partido detenta el poder absoluto (Madrid, Valencia, Andalucía), comprenderemos el desarraigo de la ciudadanía hacia estos partidos, y la necesidad de crear nuevos cauces a las inquietudes políticas.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »