Hosting por dinahosting.

Dirigentes del PSOE piden ahora a Sánchez aplazar el congreso federal

  • El líder socialista buscará una posición de consenso sobre la fecha del cónclaveDirigentes del PSOE piden ahora a Sánchez aplazar el congreso federalEn la eterna batalla interna del PSOE, cansina ya hasta para muchos de sus protagonistas desde hace años, el secretario de organización de Ferraz,César Luena, reunió a sus homólogos de todas las federaciones en la noche del pasado 29 de enero. Al día siguiente estaba convocado un comité federal que debía fijar ya la fecha del próximo congreso federal ordinariodel partido. Una cita en la que Pedro Sánchez busca revalidar su cargo como secretario general del PSOE para los próximos cuatro años y en la que sus críticos, acaudillados por la andaluza Susana Díaz, quieren a toda costa destronarle definitivamente.

El líder del PSOE se encontraba en aquel momento en plenas negociaciones y sufriendo acalorados debates internos para intentar forjar una mayoría parlamentaria que le permitiera presentarse a la investidura como presidente del Gobierno, pese a la oposición de sus adversarios en el partido. Así que Luena propuso un “aplazamiento mínimo” del congreso, que debía celebrarse al mes siguiente, en febrero, cuatro años después –según determinan los estatutos del partido– del cónclave que en el 2012 ganó Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón. Y puso encima de la mesa la propuesta de los días 17, 18 y 19 de junio, y la previa consulta a la militancia para elegir al secretario general el 29 de mayo.

Pero los representantes de varias federaciones –singularmente, la andaluza– pusieron el grito en el cielo, acusaron a Sánchez de querer “perpetuarse”, y exigieron adelantar esa fecha. Para evitar que la sangre llegara al río y que el partido se fracturase –con una votación que habría dividido a fieles y detractores de Sánchez–, Luena buscó el consenso y, al día siguiente, el comité federal aprobó la convocatoria del cónclave para el 20, 21 y 22 de mayo, con la votación de la militancia el 8 de mayo. A cambio, eso sí, Sánchez disparó aquel día su bala de plata y, para romper el cerco de los críticos, anunció la consulta a los afiliados sobre los acuerdos que lograra forjar para su investidura y que ya se celebró, con notable éxito para sus intereses, el 27 de febrero.

Sánchez se blindó de nuevo con las bases socialistas –las mismas que le dieron la victoria como secretario general en julio del 2014– y casi 74.000 afiliados refrendaron su acuerdo con Ciudadanos.

Pero su investidura sigue hoy en el aire: el pacto con Albert Rivera se mantiene “firme”, aunque lograr la cuadratura del círculo con el líder de Podemos, Pablo Iglesias –con quien se reunirá el próximo miércoles– sigue pareciendo un imposible. Y el calendario del congreso se echa encima, porque ya el próximo 11 de abril se abre el plazo para presentar candidaturas. Y, para aumentar la presión, Susana Díaz ha anunciado a algunos dirigentes que, esta vez sí, optará a arrebatar a Sánchez el liderazgo del partido.

Así las cosas, ahora ha empezado un lento goteo de pronunciamientos públicos de señalados presidentes autonómicos y dirigentes, algunos también afines a Susana Díaz, que reclaman retrasar el congreso. Abrió el grifo el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara: “Mal haríamos si lo que le trasladamos a la ciudadanía ahora que está buscando como agua de mayo un Gobierno para este país, que lo que le ofreciésemos desde el PSOE es que nos vamos a enzarzar entre nosotros a ver quién es el secretario general. Conmigo, desde luego, que no cuenten”. Y se sumó el presidente de Aragón, Javier Lambán, al defender “posponer esa decisión hasta que esté absolutamente despejada la incógnita de un Gobierno en España”. También el andaluz Antonio Pradas, secretario de política federal del PSOE, se expresó así: “Sería muy complicado que las dos agendas confluyeran y creo que la agenda institucional debe estar por encima de la agenda orgánica, y que así lo piensan la mayoría de los ciudadanos”.

Otros presidentes autonómicos y dirigentes del PSOE así lo defienden igualmente, al menos en privado. Y Sánchez tiene previsto aprovechar lo que queda de Semana Santa para buscar un “consenso”, antes de tomar una decisión.

El debate orgánico irrumpe en el calendario

Pedro Sánchez insiste en mantener vivas sus expectativas para intentar de nuevo su investidura como presidente del Gobierno. Y tras el breve paréntesis de la Semana Santa ya apenas quedará un mes para que expire el plazo y, si nadie lo logra, el 2 de mayo se disuelvan las Cortes y se convoque la repetición de las elecciones. Por eso, en la dirección del PSOE se muestran muy incómodos ante la posibilidad de volver a enredarse en un agrio debate orgánico sobre el liderazgo del partido. Pero la inminencia del calendario del congreso federal y la reaparición de las presuntas aspiraciones de Susana Díaz de intentar optar a la secretaría general del PSOE están precipitando el debate. El secretario de organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, destaca en una entrevista a Europa Press que no le “extraña” que se hable de una posible marcha de Díaz a Madrid, ya que es la responsable institucional más importante que tiene el PSOE, y está al frente de la presidencia de la comunidad más poblada de España, donde ha demostrado su “capacidad y liderazgo”.

http://www.lavanguardia.com/politica/20160326/40679355871/dirigentes-psoe-piden-aplazar-congreso-federal-pedro-sanchez.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.