Hosting por dinahosting.

El Ayuntamiento de Barcelona revisará la fiscalidad del turismo

  • El objetivo es recaudar más dinero en tasas e impuestos a los visitantes para revertir los beneficios de la actividad en los barrios
  • El Consistorio barcelonés modula su discurso contra los cruceros

El Ayuntamiento de Barcelona revisará la fiscalidad del turismoEl Ayuntamiento de Barcelona quiere revisar la fiscalidad que se aplica a los millones de turistas que cada año visitan la ciudad. A falta de concretar medidas, el gobierno de Ada Colau tiene una cosa clara: no solo han de pagar impuestos los visitantes que pernoctan en establecimientos hoteleros, sino que los gravámenes se han de aplicar al mayor número de personas que hacen el turista en la capital catalana.

La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ha apuntado este objetivo de que más turistas paguen por disfrutar los encantos de la ciudad, para revertir los beneficios de esta importante actividad económica en los barrios, y especialmente en aquellos que más sufren la masificación turística, al término de su intervención en el acto de presentación de un estudio sobre el impacto económico de los cruceros en Barcelona.

El estudio encargado por el Port de Barcelona, que ya fue adelantado el pasado septiembre a la prensa y que ahora se ha presentado a los sectores económicos y turísticos de la ciudad, estima en 796 millones de euros anuales la facturación de la actividad de cruceros en la ciudad. Asimismo, cifra en 413,2 millones de euros la contribución de este modalidad turística al Producto Interior Bruto catalán y cuantgifica en 6.759 los puestos de trabajo a tiempo completo que genera. Barcelona es el primer puerto europeo y el cuarto del mundo (después de tres ubicados en el estado norteamericano de Florida) en número de cruceristas.

Al finalizar el acto Gala Pin ha insinuado que “excursionistas”, es decir, personas que visitan la ciudad pero que no pernoctan en ella, tendrían que pagar también por los costes que su presencia provoca a la ciudad. En este sentido, en el ámbito de los cruceristas se plantea, por ejemplo, no limitar el pago del impuesto turístico a aquellos pasajeros en tránsito que permanecen más de doce horas en la ciudad, como sucede actualmente. Sin embargo, el Ayuntamiento, que en todo caso deberá llegar a acuerdos con las otras administraciones para adaptar las normativas superiores a sus pretensiones, no ha concretado todavía fórmula alguna.

La presentación del estudio, elaborado por el Laboratorio de Economía Aplicada AQR-Lab de la Universitat de Barcelona, sirvió para comprobar que el discurso anticrucerista del gobierno de Ada Colau se ha suavizado de forma muy considerable. Al acceder al poder, BComú se pronunció a favor de limitar esta actividad. Ahora ya no habla en los mismos términos, aunque sí sigue planteando grandes principios correctores como los del retorno social de los beneficios, una mejor distribución del flujo de cruceristas por la ciudad o la necesidad de mejoras desde el punto de vista mediaombiental.

Cambra asegura que la industria crucerística ya paga sus impuestos

El presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambra, ha señalado que la industria crucerística ya paga sus impuestos, entre los que se encuentra la tasa turística para aquellos pasajeros que hagan una escala de más de 12 horas en Barcelona.

También ha rechazado que los cruceros que tienen base en Barcelona tuvieran que pagar la tasa, destacando que nadie reclama impuestos a los aviones por aterrizaje o despegue, y ha destacado que se podría producir la situación de que un ciudadano barcelonés que se embarcase en un crucero pagase la tasa.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160428/401427647067/barcelona-revisara-fiscalidad-turismo.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.