Hosting por dinahosting.

EL IPC Y LA CARESTÍA DE LA VIDA

352915Según el INE, en el pasado año de 2015 en España no hemos tenido ningún incremento en los precios, el índice de precios al consumo ha sido del cero por ciento. Y sin embargo, todos nos quejamos de que los precios van subiendo, y que cada vez es más difícil llegar a fin de mes.

Básicamente son dos los motivos por los que ambas apreciaciones son ciertas. El IPC no ha subido nada, pero cada vez la vida es más cara.

Una causa de estas dos verdades es el modo en que se estructura el índice, en donde se escoge una cesta de la compra, es decir, se elije una serie de bienes y se pondera su aumento o disminución de los precios. Y en esta cesta de la compra un bien que tiene una alta incidencia es la gasolina. Si la gasolina baja de precio el índice también baja.

Para los millones de familias humildes que, evidentemente, no tienen automóvil, ya me dirán de qué les sirve que la gasolina baje de precios. Porque, por otra parte, en el pasado años los alimentos , que suponen una gran parte del presupuesto familiar, han aumentado su precio el 1,7%, y en el caso de los alimentos sin elaborar, se han encarecido un 2,4%. Eso sí que repercute directamente en el bolsillo de las familias humildes.

Si consideramos que los pensionistas han tenido un aumento de un paupérrimo 0,25% y que los asalariados han incrementado los salarios en el 0,8%, empezaremos a entender que para las capas sociales más humiles el 2015 ha sido nefasto para sus bolsillos. Hay que tener en cuenta que los hogares con menos recursos son aquellos que proporcionalmente gastan más en alimentación, que es la rúbrica que más sube en el IPC

El otro motivo es el permanente cambio en nuestros hábitos de consumo. Por una parte la gran cantidad de electrodomésticos que inundan los hogares, que nos hacen la vida más fácil, pero que nos encarecen la factura de la electricidad. En alimentación también el cambio es constante, cada vez utilizamos más la comida semi-preparada que nos facilita la vida en la cocina y en la mesa, pero que encarece la cesta de la compra.

A veces las apreciaciones personales son más ciertas que las verdades estadísticas.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.