Hosting por dinahosting.

EL MARIANISMO

soraya-rajoy-6mar15El Marianismo, que en teoría sería la doctrina de Mariano Rajoy, realmente no existe, no hay tal doctrina. Rajoy ha vaciado al PP de todo el contenido ideológico. La ausencia de ideas ha llevado a la falta de política, espacio que ha sido aprovechado por los partidos emergentes. La falta de un discurso coherente está en la base del fracaso electoral del 20 D, en el que el PP perdió el amplio respaldo social que obtuvieron cuatro años antes.

Rajoy siempre ha dicho que no han sabido comunicar, pero esto no se debe a su relación con los medios, sino a que no tiene nada que comunicar. De la misma manera que una regeneración del PP como pide Albert Rivera para pactar, no va a venir solamente con un cambio de caras, máxime si las nuevas salen del equipo que ha desnaturalizado y hundido al partido en los últimos cuatro años. No es un problema generacional, es un problema de actitudes y de creencias. El marianismo no se puede reformar desde el marianismo.

Los próximos años van a ser años difíciles. Los partidos emergentes presentan nuevos retos a los que el PP deberá enfrentarse, por ello, los nuevos tiempos exigen convicciones sólidas, valentía para defenderlas y capacidad para llevar a la sociedad las ideas propias de cada partido. Pues ante estos retos, el equipo de Rajoy, nacido y crecido desde el Congreso de Valencia, es justamente todo lo contrario: 1) ausencia de convicciones políticas; 2) ausencia de cualquier defensa de sus principios tradicionales; 3) dudas ante los dogmas ideológicos de las izquierdas; 4) actitud de recelo y desprecio hacia la base social popular. Con este punto de partida y perseverando en los mismos errores, el PP sólo puede degenerar aún más.

Con Soraya como Vicepresidenta, se agudizan los problemas. Hacer que el Estado funcione ha sido la gran coartada para no hacer política. Las supuestas grandes reformas que viernes tras viernes se afanó en contar Soraya, esconden el hecho de que no se han introducido correcciones a su desbocada carrera ni se ha trazado una alternativa razonable, simplemente porque un gestor convertido en político es incapaz de concebirlas, y eso es lo que es Soraya.

Para el soyarismo, la política es el arte de lo posible, es decir de la continuidad, ni siquiera de lejos llega a concebir la política como herramienta de cambio. Ni la más mínima cercanía a la visión de Margaret Thatcher de que “la política es el arte de hacer posible lo deseable”. Más bien al contrario: hacen imposible lo deseable.

Todos los partidos que se oponen al PP, tienen su propia ideología, y saben con qué objetivos persiguen el poder. No es este el caso del PP. Con un problema tan conocido como el del aborto, Rajoy renunció a sus propias creencias en vías de no perjudicarse electoralmente, y esto terminó por hundirle.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.