Hosting por dinahosting.

El PP asume que no hay investidura exprés y ofrece cesiones a PSOE y C’s

  • Rajoy impone la discreción para lograr El PP asume que no hay investidura exprés y ofrece cesiones a PSOE y C’sque Rivera vote sí y acorralar a Sánchez
  • La fecha del 2 de agosto para el inicio de la investidura de Mariano Rajoyno está dicha al azar, sino que “está pensada”, es “razonable” y es “sensata”. Con todos estos adjetivos se refirieron ayer la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al calendario que tiene en mente Mariano Rajoy. Pero la incertidumbre se empieza a instalar en las filas del PP, que, a día de hoy, no las tiene todas consigo. De la euforia de la noche electoral, con los votos y escaños conseguidos, comienzan a temerse lo peor.

Hay quienes ven ya el fantasma de un gobierno alternativo, en manos del PSOE y Podemos. Y tampoco se descarta algo “menos malo” para el PP, que serían las terceras elecciones. En cualquier caso pocos creen posible que que la investidura pueda ser tan rápida como pretendía Mariano Rajoy y no creen que las fechas de primeras de agoto puedan ser reales. Ahora, aunque se exhiba el 2 de agosto como objetivo, se considera que finales de septiembre puede ser un objetivo más realista.

Sin embargo, pocos dudan de que habrá debate de investidura, de que Mariano Rajoy se presentará esta vez, aunque no tenga garantizados los apoyos cuando se convoque el pleno. Si no consigue salir investido presidente en esa fecha que él mismo se ha fijado, al menos se pondría en marcha el calendario para las convocatoria automática de las terceras elecciones. El convencimiento en el PP es que en los dos meses de plazo sí podrían –según creen las fuentes consultadas–modificar sus posiciones todos los protagonistas, en ese periodo de reflexión al que el propio Rajoy aludió el miércoles, para el caso de tener la convicción de que no podrá ser elegido presidente de ninguna forma.

No obstante, la orden de Mariano Rajoy es ponerse a trabajar. El grupo de elegidos por el presidente en funciones tiene un objetivo: conseguir el mayor número de síes. A Mariano Rajoy no le basta la abstención ya comprometida de Albert Rivera, sus instrucciones son tender puentes y de una manera muy discreta –nada de los cuatro meses de ruedas de prensa que hubo tras las elecciones del 20-D– ir abriendo espacios de entendimiento. La propuesta de Acuerdo Nacional por la Educación que incluye el documento remitido a los partidos para negociar, trata, en este sentido, de ser un guiño a Ciudadanos en busca de un sí. En el PP son conscientes que una de las condiciones de Rivera es no negociar sobre contenidos antes de la investidura, de ahí que su abstención sea a cambio de nada, pero intentarán que Ciudadanos cambie de opinión. El planteamiento es que si después de la la hipotética investidura C’s está dispuesto a poner encima de la mesa su programa de reformas, que consideran más ambicioso y concreto que el documento del PP, lo hagan antes, para que se pueda conformar una mayoría capaz de sacarlo adelante.

En el fondo, la pretensión del PP es conseguir que el partido naranja vote sí, lo que junto al voto de Coalición Canaria, alcanzaría la suma de 170 diputados, lo que a juicio de los populares haría muy difícil que el PSOE no se sintiera en la obligación de permitir la formación de un gobierno que cuenta con esos apoyos. El PP sabe que el PSOE es la clave de la investidura pero consideran que el voto positivo de ciudadanos supone un plus para el partido de Albert Rivera, que se convertiría en decisivo para llevar a cabo reformas y vender públicamente el valor de su presencia en el Congreso. Una posición que el compromiso actual de una abstención no le otorga a Rivera.

Los populares recuerdan, por eso, que el documento entregado es una primera propuesta, abierta al diálogo y la negociación. Sólo pretende “poner las bases para algunos movimientos en los próximos días”, dijo ayer Fernando Martínez Maíllo. Para demostrar esa mano tendida y apertura al diálogo, hasta María Dolores de Cospedal manifestó ayer la disposición del PP a mejorar las reformas que el Gobierno de Rajoy puso en marcha en la anterior legislatura, incluida la reforma laboral y en “aquellos aspectos que sean mejorables”, aunque el PP seguirá defendiendo lo absurdo de derogar los elementos que han dado resultado y han permitido la creación de 500.000 empleos al año.

Pero como el sí de Ciudadanos no es suficiente, los populares están dispuestos a hablar, pactar y ceder cosas a los socialistas a cambio de esa abstención. Incluso la
vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, instó al PSOE a que le “dé una pensada” a la posibilidad de negociar, y aseguró que en el documento se han incluido asuntos defendidos por el PSOE y se abre “a pactos muy importantes” con elementos que
han formado parte del acuerdo que firmaron en enero con Ciudadanos, y otros temas que figuran
en documentos del comité federal del PSOE.

http://www.lavanguardia.com/politica/20160715/403220581258/pp-no-investidura-ofrece-cesiones-cs-psoe.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »