Hosting por dinahosting.

EL PRECIO DE LAS CATEDRALES

11ks7Desde Tromson (con su catedral del Artico) hasta Roma (la catedral de Roma es San Juan de Letran), habré visitado unas cuarenta catedrales. De casi todas ellas guardo un buen recuerdo. Su arquitectura, su historia y sus momentos de paz en plena vorágine turística, hacen que ellas sean gratas a mis ojos y a mi intelecto. Si encima estás un poco más cerca de Dios, pues mejor.
Tal vez la de Reims merezca un apartado, tanto por su sobrecogedora estampa (es enorme), como por su historia, pues allí es donde eran coronados los Reyes de Francia.

Nunca, en ninguna de estas catedrales he tenido que pagar un ticket para la entrada. La entrada es libre, el que quiere entrar, entra, y el que no pues a pasear.
Sin embargo, Spain is different, aquí las catedrales importantes hacen pagar una entrada. Léase las de Córdoba, Burgos y León. También es cierto que todas ellas dejan un pequeño espacio de tiempo (una media hora) para poder entrar sin ticket para la oración. Pero cuando vas en plan turista, es muy difícil acomodarse a estos horarios (hacia las nueve de la mañana).
No me parece bien y no me parece justo, que personas que anden justas de dinero tengan que pagar un ticket para ver una catedral. Esto no es lo correcto, y Jesús ya lo dejó bien claro al sacar a los mercaderes del templo.
Cuando voy en dirección para entrar en una catedral, siempre, y sin darme cuenta, voy preparándome y, en silencio, intento pensar en la trascendencia de lo que voy a ver y a sentir. Y cuando llegado este momento veo el letrerito de 5 E el ticket de entrada, mi alma se desploma, sale a relucir mi espíritu rebelde y salgo huyendo.
Así, puedo decir que conozco muchas catedrales, pero no a las mejores de España.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »