Hosting por dinahosting.

ES FELIZ ESPAÑA?

3376341099_facde79142_zSegún Eurostat, España figura en la cola de los países ordenados según la felicidad de sus ciudadanos. En este orden, son los países nórdicos los que pueden lucir una mayor felicidad. Dinamarca, Finlandia o Suecia son los líderes europeos de la felicidad.

Los españoles estamos orgullosos de nuestra calidad de vida. Nuestro entorno natural, clima y gastronomía son una auténtica envidia para medio mundo, infinitamente más agradables que los que tienen los nórdicos. Y es entonces cuando nos podemos preguntar por qué estas privilegiadas condiciones de vida ¿no se traducen en una mayor felicidad?

La psicóloga Jaime Kurtz nos indica en Psychology Today toda una serie de cuestiones importantes que ha detectado en el comportamiento de las sociedades nórdicas.

Para los españoles, la felicidad se asocia a los momentos de euforia y alegría desmedida. Pero la felicidad también se puede vivir de una forma más relajada. Los nórdicos no están obsesionados con la felicidad, porque saben que en un momento u otro llega en el transcurso de la vida.

Los nórdicos disponen de unos horarios que les permite llevar una vida más equilibrada entre trabajo y familia, o entre trabajo y ocio. Mientras que en España, de lunes a viernes se vive para trabajar, dejando a un lado el resto de nuestra vida.

El buen funcionamiento de las instituciones públicas, es uno de las principales virtudes de los nórdicos. Lo que también provoca un buen comportamiento social frente a ellas. Lo de “Hacienda somos todos” no hace falta decirlo, todos lo practican de toda la vida.

En España, uno de los peores enemigos para la felicidad son nuestras altas pretensiones. Tener objetivos en la vida es algo básico, pero el problema viene cuando estos son inalcanzables o, en caso de conseguirlos, no saber saborear y ponerse a pensar en uno nuevo más difícil.

Ankel Sandemose es un escritor danés del siglo XX, que creó la llamada ley de Jante, que ha tenido una fuerte repercusión en todo el norte de Europa. Esta ley  consiste en el siguiente decálogo:

  1. No te creas que eres alguien.
  2. Usted no cree que son tan buenos como nosotros.
  3. Usted no cree que son más sabios que nosotros.
  4. No te será disfrutar de la presunción de imaginar que son mejores que nosotros.
  5. No debe creer que usted sabe más que nosotros.
  6. Usted no cree que usted es más importante que nosotros.
  7. No debe creer que se va a llegar a nada.
  8. No debe reírse de nosotros.
  9. No debe creer que alguien se preocupa por ti.
  10. No debe creer que nos puede enseñar nada.

La modestia y humildad que inspira la ley de Jante podría sernos de utilidad en la España de nuestros días.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.