Hosting por dinahosting.

ESPAÑA NO CRECE

pilaresSegún el Gobierno y demás instituciones, España ha crecido en 2014 el 1,4%. Pero esto no es verdad. Todos se olvidan, suponemos que de forma expresa, del latiguillo “a precios constantes”. En consecuencia, como hemos tenido una deflación del -1,4%, el crecimiento a precios de mercado ha sido cero.

Tradicionalmente, y con el objetivo de separar el crecimiento del PIB de la inflación, y para hacer que las estadísticas de distintos países sean comparables, se ha estudiado el PIB a precios constantes. Pero en la actualidad estamos en una fase de deflación, en la que el PIB a precios constantes sobrevalora al PIB real.

Podríamos buscar una comparación con el precio de las entradas de los cines. Si el precio sube de un año al anterior (inflación) y queremos saber si ha aumentado la renta de los propietarios de cines, deberemos calcularlo a precios constantes. Pero si el precio baja (deflación) el cálculo a precios constantes nos daría una sobrevaloración de la renta de estos propietarios.

De momento España no crece, y así es la versión que tiene la ciudadanía según la última encuesta del CIS, en donde el 76,5% piensa que la economía va mal o muy mal, y un 85,9% que tiene poca o ninguna confianza en Rajoy. ¿Pero cómo tenerla si no ha hecho más que mentir desde que llegó al Gobierno?

Por otra parte, la Comisión Europea afirma que España crecerá el 2,3% en 2015 y el 2,6% en 2016. Pero esto es a precios constantes, como siempre. Si ponemos una deflación del 1,5%, nos quedaremos en el 0,8% y el 1,1%., que son unas cifras ridículas de crecimiento, que no darán lugar a ninguna mejora en las estadísticas del paro.

En épocas de deflación como la actual, también hay que tener mucho cuidado al analizar las cifras de la deuda Pública, pues encarece todos los pagos que se han de efectuar. Pensemos en lo que le ocurre a una familia, que tiene que pagar una cuota mensual de una hipoteca. Si los ingresos de la familia son cada vez mayores (inflación) el esfuerzo por el pago de las cuotas hipotecarias será cada vez menor. Pero si los ingresos de la familia disminuyen (deflación), los esfuerzos deberán ser mayores. Lo mismo ocurre cuando se analiza a nivel nacional. Con la deflación los pagos que se han de efectuar por la deuda pública son cada vez más gravosos. Y nuestra deuda, la que empuja Rajoy, es cada vez mayor. Se dice ya que estamos hipotecando el futuro de varias generaciones para la devolución de la deuda.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »