Hosting por dinahosting.

ESPAÑOLES Y FRANCESES

56fd01f3162c4.r_1459450800202.0-345-2999-1890Así como en España se aceptó de inmediato las sugerencias de la UE, para conseguir rebajar el déficit público y modificar las relaciones laborales, en Francia ya llevan varios años resistiendo las presiones de Bruselas para hacer las mismas políticas. Pero, al fin, Hollande ha tenido que ceder y ha presentado un proyecto de Ley en el Parlamento en el que corrige los mejores beneficios que tienen los trabajadores franceses.

Los motivos para presentar este proyecto de Ley, son muy parecidos a los que tuvo Rajoy en 2011, déficit público, desempleo y conseguir mayor flexibilidad laboral. En Francia tienen una tasa de desempleo juvenil que llega al 25%, suerte tienen, en España es el 50%, el doble. Este proyecto está también apoyado por Sarkozi, y es Le Pen el mayor opositor.

Pero la gran diferencia entre los dos países, es la distinta reacción que ha tenido la ciudadanía de uno u otro país. En Francia se ha montado un “cirio” de mucho cuidado, con una huelga general, millones de manifestantes, cierre de la Tour Eiffel, trenes y aviones parados, y los institutos y facultades escoltadas por estudiantes para no permitir la entrada a nadie. La reacción ha sido tal que Hollande ha tenido que hacer marcha atrás, y recortar los aspectos más vidriosos. Claro que en Francia tienen unos sindicatos que se preocupan por los trabajadores y son los auténticos directores de la orquesta.

Y en España, ¿qué pasó cuando vivimos tiempos parecidos?, nada, nada de nada. El Gobierno tenía la mayoría absoluta, así que la oposición dejó clara su idea contraria a la reforma laboral, pero sin ninguna posibilidad de reacción. Los sindicatos también se mostraron contrarios, pero sin ninguna aportación.

España no ha tenido nunca una auténtica revolución. Incluso en el Reino Unido tuvieron a Cronwel, pero en España una Constitución progresista, “La Pepa”, nos duró unos meses. La II República ya sabemos cómo terminó. Y así estamos. El gobierno aprueba una ley totalmente contraria a los intereses de los trabajadores, y no pasa nada

El movimiento del 15 M de 2011, tuvo una motivación importante pero distinta a la de la reforma laboral. Allí los “indignados”, se manifestaron en contra de que el Congreso, con la mayoría absoluta del PP, gobernaba sin tener en cuenta las necesidades del pueblo. Fue un movimiento muy importante, germen del actual PODEMOS, pero que no tiene nada que ver con la reforma laboral, ni con la masificación de las protestas en Francia.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »