Hosting por dinahosting.

FELIPE VI

GRA107. PAMPLONA, 04/06/2014.- El Príncipe Felipe durante el acto de entrega del premio Príncipe de Viana de la Cultura 2014 al historiador capuchino Tarsicio de Azcona, que ha presidido hoy junto a la Princesa Letizia en el monasterio navarro de Leyre, en el primer acto público que protagonizan ambos desde el anuncio de abdicación del Rey. EFE/Villar López

Cada vez más, la actuación del Rey me recuerda a la del PP, frialdad, distancia, ortodoxia. En el fondo falta de humanidad y empatía.

Ha habido dos casos recientemente que me lo han recordado. Una es su negativa a recibir la visita de la Presidenta del Parlament para informarle de la posesión del nuevo Presidente de Gobierno catalán. Es una visita protocolaria, que siempre se ha hecho, pero que en esta ocasión se ha sustituido por un e-mail informativo.

Es muy curiosa esta actitud del Rey, y muy especialmente después del discurso que hizo a Final de Año,  en el que recalcó la necesidad de diálogo en la política española. Por lo visto él no se aplica lo que recomienda a los demás.

El otro caso es el juicio del caso Nóos, en el que todo el Estado está intentando defender a la Infanta Cristina. El abogado del Estado, el Fiscal y Hacienda, siguiendo los dictámenes de Rajoy, buscan el interés de la Infanta por encima del interés general. Que Rajoy haya dictado esta estrategia no me produce sorpresa. Rajoy siempre atiende a los de la élite, y este caso no podía ser menos. Pero Rajoy no hubiese podido hacerlo sin el beneplácito de Felipe VI, y éste no se ha dado cuenta que con esta estrategia sale él personalmente el más perjudicado.

Dos columnas jurídicas, en las que se apoya todo el mundo del Derecho, como son: “todos somos iguales ante la Ley” y “la Hacienda somos todos”, están fracturándose por culpa de los intereses mal entendidos de la monarquía.

Es de resaltar unas declaraciones hechas por la abogada de la acusación popular (Manos Limpias), en las que dice que si la Infanta no es juzgada, según piden todos los otros actores (Fiscal, Abogado del Estado y Hacienda), será estigmatizarla, es decir, señalarla con el dedo como una persona a la que no se le aplica la Ley como a los demás.

El caso Nóos es un ejemplo más de lo que ha ocurrido en nuestro País durante el reinado de Juan Carlos I, en donde el Rey se ha introducido en el mundo económico para su propio beneficio. Así se justifican unas declaraciones del ex Presidente Balear Matas, en las que ha dicho que recibió una llamada del entonces Rey para pedirle que tratara bien a Urdangarin. Sin duda una presión insoportable para un hombre corrupto como Matas.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.