Hosting por dinahosting.

GUERRA EN EL VATICANO

fransorpreSe ha celebrado ya la primera parte del Sínodo de los Obispos, bajo la Presidencia del Papa Francisco, y que tenía por objetivo el estudio de las nuevas formas de la familia. Este era un Sínodo para el estudio y contraste de pareceres, pero las decisiones doctrinales se tomarán en el Sínodo que se celebrará en octubre del próximo año.

Por las declaraciones precedentes del Papa, es conocida su posición sobre los homosexuales, a los que quiere abrir las puertas de la Iglesia, incluso con contratos parecidos a los matrimoniales, pero con nombre distinto, y también es conocida su posición frente a las nuevas formas de la familia, abriendo también las puertas de la Iglesia a los divorciados que vuelven a casarse y a las parejas de hecho. Estas son las posiciones del Papa que hace poco fue elegido libremente por el Colegio de Cardenales.
El Cardenal húngaro Péter Erdö fue el encargado de leer el resumen de las 265 intervenciones del Sínodo. De esta lectura se desprendía un interés claro de los padres sinodales hacia los pensamientos del Papa. Nadie habló de que hubiesen soluciones rápidas ni fáciles, pero sí hubo otro tono, otro lenguaje, una mirada más proclive al perdón que al castigo.
Ante este borrador tendente a los pensamientos del Papa, han sido varios los posicionamientos totalmente contrarios. Así el Cardenal sudafricano Napier y el italiano Filoni, comparecieron ante la prensa para advertir que el citado borrador no refleja la riqueza del debate, es decir, las profundas discrepancias sobre los temas candentes, y lo que es peor a su juicio, “genera expectativas excesivas a quien pueda pensar que ya existen soluciones para cuestiones tan problemáticas”. El Cardenal Napier dijo que el citado borrador “da a entender que hay acuerdo sobre cosas en las que en realidad no hay acuerdo”.
Lo que los Cardenales Napier y Filoni buscaban y lograron era dejar constancia pública de que hay un sector del clero que no está ni mucho menos de acuerdo con la tesis principal del Papa Francisco, la expresada en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y que, ahora, parecía haber recogido el Sínodo. Esto es, una Iglesia cuya misión más urgente sea la de buscar a los que se sienten heridos para curarlos y no para condenarlos.
La rápida intervención de los dos citados Cardenales nos confirma que el camino iniciado por el Papa Francisco será todavía largo y penoso.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »