Hosting por dinahosting.

INFORMACION Y COMUNICACION

comunicacacion-audiovisualHoy, si queremos conocer Praga, nos es muy fácil, cogemos un avión y en un fin de semana algo atareado nos podemos permitir el lujo de conocer Praga. Además, como queremos saber qué de interesante hay para conocer allí, entramos en internet y la información nos sale por las orejas
En un ayer, no tan lejano, y que yo he vivido plenamente, la gente normal conocía más o menos los 20 km. alrededor de donde vivían. Y si querían tener información tenían que comprar grandes enciclopedias que rápidamente quedaban obsoletas.
En pocos años el mundo ha cambiado, y afortunadamente para bien. Pero no todo el mundo ha entrado en la vorágine de la información, muchas personas de cierta edad, y a veces jóvenes, no han querido entrar en el mundo digital, y no seré yo quien se lo reproche. Cada uno ha de tener sus propias elecciones
Conozco dos chicas que son hermanas. Una es un auténtico lince para la búsqueda de información en internet. La otra todavía no se ha estrenado, y no por falta de inteligencia, es licenciada.
Estoy preparando mi próximo viaje, y si todo va bien, espero conocer el Tirol (Innsbruck) y parte de Baviera y de Suiza. Una ruta de 3.500 km para conocer buenos paisajes e importantes pueblos medievales (Bamberg), nuevas costumbres, nuevos horarios, nueva gastronomía, etc..Hasta hace muy poco (mis padres por ejemplo), todo esto era impensable, y hoy lo puedo contar con total normalidad.
Toda esta revolución de información y de comunicación, también ha trastornado para mal algunas de las industria y servicios más tradicionales. Puedo mencionar:
  • Los congresos médicos ya no sirven para dar a conocer nuevas informaciones y descubrimientos, para eso está internet. Poco a poco se van quedando obsoletos, y cada vez son menos los médicos asistentes, y los que van es más por motivos lúdicos o de relaciones personales.
  • La venta de enciclopedias. En cada hogar tenía que haber una, como forma para llegar a tener cierta información. La venta domiciliaria era lo habitual, y habían algunas tan famosas como el Larousse. Hoy el mundo editorial ha tenido que transformarse para poder vivir sin las enciclopedias, al mismo tiempo que centenares de vendedores se han quedado sin trabajo.
  • El Aranzadi, libro vital para los abogados, ya ha quedado obsoleto, internet y el mundo digital lo ha absorbido
  • El Kompass, libro en el que estaban clasificadas todas las empresas, según su actividad, ya no se utiliza y seguramente ya no existe.
En cuanto a la comunicación, o mejor dicho, el exceso de comunicación ha llevado a la pérdida de lo auténtico, veamos algunos ejemplos:
  • “La vuelta al mundo de un novelista” de Blasco Ibáñez, es un libro maravilloso, pues explica la auténtica experiencia del novelista de dar la vuelta al mundo a principios del siglo XX. En aquellos tiempos no existía el turismo, ni la industria turística, con lo cual, cada pueblo, cada región o cada país, era auténtico. Si en Bali lo normal es que las mujeres fueran desnudas por la calle, Blasco Ibáñez lo
vio así, ahora esto no entra ni en el sueño de una noche de verano.
  • En el fondo, estar en Benidorm o en Cancún es igual, prácticamente no hay diferencias, playa, arena, bikinis, parasoles, restaurantes de baratillo a precios de Champs-Elyseées, tiendas de baratijas, etc..
  • Recuerdo haber visitado Rodas, que mantiene todo un barrio igual que en siglo XII, cuando Rodas era el lugar de reposo para los heridos en las Cruzadas. Un sitio maravilloso y que lo recomiendo a todos. Pero si es tan extraordinario, es porque en todo este barrio está prohibido la más mínima presencia de chiringitos turísticos. Un gran acierto. A la salida del barrio, los chiringitos no te dejaban vivir.
  • Otra experiencia personal fue cuando hice el servicio militar en Menorca hacia el año 1960. Por entonces ya había mucho turismo en Mallorca y en Ibiza, pero no así en Menorca. Recuerdo un domingo que, con un compañero, alquilamos una moto y fuimos a una playa que ya entonces era famosa, Arenal d´en Castell. Estábamos los dos absolutamente solos y en pleno mes de julio, y estuvimos allí nadando hasta que la sed nos hizo marcharnos, pues evidentemente no había ningún chiringuito que vendiese una coca-cola. Pero la sensación de estar solos allí fue algo que nunca olvidaré y que considero un auténtico privilegio el haberlo vivido. Mis hijas no lo conocerán jamás.
Está claro que no todo han de ser ventajas en este mundo de hoy.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.