Hosting por dinahosting.

JOSÉ MARÍA AZNAR 2

Sus ideas geoestratégicas, su fijación hacia el centralismo en contra de la periferia, y otras muchas cosas de Aznar, no me interesan en absoluto, mi pensamiento y mi punto de vista es radicalmente distinto al suyo. Sin embargo, tiene ideas sobre economía que vale la pena pensar en ellas.

Esta vez, su nombre y sus ideas están de máxima actualidad a raíz de la conferencia que ha impartido en Toledo, en el marco de una jornada organizada por la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha.  En ella, dio un toque de atención al gobierno de Mariano Rajoy y reivindicó la necesidad de adoptar reformas económicas de calado.

Denunció “las rigideces que pesan sobre la pequeña y mediana empresa” y “el peso regulatorio, que añade costes más allá de lo razonable, lastrando el dinamismo del tejido productivo”. Aznar es consciente que la pequeña y mediana empresa representa el 67% del empleo en el sector privado. Y sin embargo, el Gobierno de Rajoy sólo tiene ojos para la gran empresa, a la que beneficia tanto fiscalmente como en la adjudicación de contratos. Mientras que a la pequeña empresa la llena de burocracia, castigándola con leyes fiscales.

Aznar añadió en su conferencia: “En 2016 fuimos el país de la Eurozona con un déficit más alto, en torno al 4,5%. La deuda pública ronda el 100% del PIB. Y a esto hay que sumarle vencimientos a corto plazo por 170.000 millones de euros. Por tanto, no cabe duda de que somos muy vulnerables a los riesgos externos, que son muchos y variados: el Brexit, las eternas dudas sobre Grecia, el sistema bancario en Italia, el auge del populismo, el incipiente proteccionismo…”, señaló.

No puedo estar más de acuerdo con estas palabras de Aznar. Nuestro déficit, el creado por Rajoy, es un gran peligro para nuestro futuro. Seremos muy vulnerables a cualquier crisis mundial que pueda llegar.

“No se trata de reducir el déficit y la deuda porque lo dice Bruselas” o “porque los impone la Constitución”, que también, sino de evitar sobresaltos que pueden llegar con cualquier cambio en las condiciones de financiación.

Aznar señaló la necesidad de cambiar el modelo impositivo. Según apunta, “no se trata de subir o bajar este o aquel impuesto, sino de repensar todo el sistema. Tenemos tipos altos y recaudación baja. Hay que cambiar ese modelo, privilegiando el peso de los impuestos indirectos frente a los directos”.

Esta es la idea de cualquier político inclinado claramente a la derecha. Todos ellos quieren menos impuestos sobre la renta y más impuestos sobre el consumo, menos I.R.P.F. y más I.V.A., una idea de la que no estoy en absoluto de acuerdo. Al bajar el I.R.P.F- los ricos serán más ricos al bajar sus impuestos, y al subir el I.V.A. se castigará el ya menguado consumo de las clases populares. Pero cambiar el sistema impositivo para simplificar los mil y un impuesto y tasas que agobian a todos los ciudadanos sí me parece importante. Que los impuestos y tasas sean siempre de ámbito nacional, y que no sean la escapatoria para que las Comunidades Autónomas solucionen su falta de financiación, también sería importante.

Aznar, como político, me interesa mucho más como Presidente de FAES que como Presidente de Gobierno. En muchas ocasiones está realizando una labor de oposición al Gobierno de Rajoy mucho más atinada que mucha de la oposición del Congreso.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.