Hosting por dinahosting.

JUAN CARLOS BORBON 2

juan_carlos_iEspaña no ha tenido suerte con sus monarcas. Para encontrar a uno que como hombre y como Rey fuera digno del País, deberíamos remontarnos a Carlos I, que precisamente no nació en España. Pero a partir de él, Felipe II con su oscurantismo, Felipe III que murió muy joven y que se dedicó a sus diversiones, Felipe IV, lo suyo eran las prostitutas, Carlos II era un pobre enfermo, Felipe V primer Borbón, nieto de Luis XIV, entregó España a los franceses, Fernando VI, hizo retroceder dos cientos años la modernidad de España, Carlos III, buen alcalde para Madrid, y poca cosa más, Carlos IV, el Rey cornudo, etc..

Y ya en pleno siglo XX, nos encontramos con Juan Carlos de Borbón, Rey de España impuesto por un dictador fascista, y que nunca quiso ser refrendado por el sufragio popular.
Un Rey puesto por un dictador y que no ha querido nunca que el pueblo le refrende, es decir, Rey a espaldas del pueblo.

Su estilo de vida ha seguido siendo la propia de un Borbón, es decir, dedicado al sexo y a la caza, y así ha transcurrido su vida, a espaldas del pueblo que siempre le había tratado bien, hasta que se le ha ido descubriendo todos sus actos. Tal vez lo de más relieve que se ha publicado, es su intento de derrocar a un Gobierno democrático, el Presidido por Adolfo Suárez, por un gobierno militar.

Su vida familiar se ha visto afectada por su estilo de vida. Su esposa, la reina Sofía, hace ya muchos años que viven separados, y la relación con sus hijos también está sufriendo una parálisis.

Ahora acaba de aparecer un nuevo libro sobre Juan Carlos, escrito por la periodista Ana Romero, y por el que descubrimos nuevos motivos para desprestigiar a este hombre. Se trata de que quería solicitar el divorcio para casarse con Corina, y por otra parte presionaba a su hijo Felipe para que se divorciara de su odiada Leticia.

El libro de Ana Romero es un intento serio de aproximarse al Juan Carlos hombre, y no tanto al Rey. En este sentido describe la fuerte depresión que tuvo Juan Carlos, cuando se dio cuenta de que el Gobierno no toleraría su divorcio, y aún menos su unión con Corina, estando él plenamente enamorado, pero que no le impidió ser también infiel a Corina con al menos dos relaciones, una con Marta Gayá, y otra con una mujer especializada en drogadicción.  Su soledad en la Zarzuela era algo inusual, pero se sintió abandonado por toda su familia, como pago a su egoísmo proverbial. Este hombre está teniendo un final muy triste, que le llevó a la abdicación, justo premio a una vida de crápula y egoísmo.

Cuando le llegue su hora final, todos los medios de comunicación se volcarán en loas a su vida, y a la entrega que ha hecho a España. Todo pura hipocresía.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »