Hosting por dinahosting.

JUAN CARLOS I, 3

Poco a poco, el respeto y devoción que teníamos hacia nuestro Rey, ha ido evolucionando, habiendo llegado a sentir todos nosotros vergüenza ajena hacia la que ha sido una vida de crápula y egoísmo.

Hoy, en casi todos los medios de comunicación, tal vez “La Vanguardia” sea una excepción por aquello de mantener viva la llama de la monarquía, la figura del Rey emérito se ha convertido en algo que produce comicidad.

Casi nadie recuerda lo que Victoria Prego escribió sobre el rol del entonces Rey en la triste noche del 23 – F, que tal vez sea lo que los españoles podríamos reclamar con mayor fuerza, al contrario, todos los medios de comunicación continúan denunciando su vida de cazador y su vida amatoria.

De las amantes conocidas hasta el momento, “El Mundo” ha recopilado las siguientes: Corina, Marta Gayá, Bárbara Rey, Olghina de Robilant y Gabriela de Saboya. Y todo ello es conocido a pesar de las ayudas que tuvo de las cloacas del Estado. Se supone que la lista se irá ampliando.

En un libro de la periodista Ana Romero descubrimos nuevos motivos para desprestigiar a este hombre. Se trata de que quería solicitar el divorcio para casarse con Corina, y por otra parte presionaba a su hijo Felipe para que se divorciara de su odiada Letizia.

El libro de Ana Romero es un intento serio de aproximarse al Juan Carlos hombre, y no tanto al Rey. En este sentido describe la fuerte depresión que tuvo Juan Carlos, cuando se dio cuenta de que el Gobierno no toleraría su divorcio, y aún menos su unión con Corina, estando él plenamente enamorado, pero que no le impidió ser también infiel a Corina con al menos dos relaciones, una con Marta Gayá, y otra con una mujer especializada en drogadicción.  Su soledad en la Zarzuela era algo inusual, pero se sintió abandonado por toda su familia, como pago a su egoísmo proverbial. Este hombre está teniendo un final muy triste, que le llevó, incluso,  a la abdicación.

La imagen que acompaña este comentario, ha sido publicada en “El Mundo”, y es un fiel reflejo de lo que intento transmitir. El Rey emérito es motivo para la risa. ¡Qué triste!

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.