Hosting por dinahosting.

JUECES Y POLITICOS

Tribunal-Constitucional-foto-moncloaEn un principio, se supone que los jueces están para hacer cumplir las leyes, y los políticos deben saber interpretar los deseos de la población y conseguir un equilibrio entre el bien común y el bien propio.

Sin embargo, ahora con el caso Matas, me resulta todo al revés, veo a jueces interpretar el papel de los políticos, y a políticos interpretar el papel de los jueces. Me explicaré.

  1. Angel Yuste, Secretario General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, y por tanto un cargo claramente político, concede el tercer grado al Sr. Matas encarcelado en Segovia, con lo cual puede pasar el día junto a su familia e ir a dormir en una dependencias de la cárcel. Los argumentos en que se apoya son: una condena de solo 9 meses, buena conducta, cumplimiento de un tercio de la condena, etc..

Y ello en contra del criterio técnico de la Junta de Tratamiento de la prisión de Segovia. Todo muy bien si el Sr. Matas fuera un delincuente común, un carterista, que ha sido pillado “in fraganti”. Pero no, el Sr. Matas es un político que ha utilizado dineros de todos para pagar al periodista que le hacía sus discursos. Y todo ello en unos momentos en que la corrupción llena todos los huecos de los medios de comunicación.

Al Sr. Yuste, como al Presidente de Gobierno, le falta cintura política para darse cuenta que la ciudadanía y la oposición les faltará tiempo, para considerar que la aplicación de este tercer grado está motivado por el hecho de que el Sr. Matas es de su mismo Partido Político, el Partido Popular.

Así, PSOE, IU y UPyD han denunciado en el Congreso que el Gobierno “alimente” la sensación de impunidad de los corruptos que tiene la ciudadanía. Desde el grupo socialista, ha pedido que si el Partido Popular “no puede meter los corruptos en la cárcel, que al menos no los saque rápido”.

Está claro que los políticos no saben asumir sus responsabilidades públicas, por lo que, en su lugar, han de ser los jueces quienes superando barreras de la interpretación de las leyes, pongan a cada uno en su lugar. Así, el Juez de vigilancia penitenciaria de Valladolid, D. Florencio de Marcos, ha revocado el tercer grado que la Administración había concedido al Sr. Matas.

Pero lo más curioso es observar los motivos que argumenta:

  • Según el magistrado, por el riesgo de ruptura de los ciudadanos en el sistema democrático y en la validez del propio Estado de Derecho.
  • En cuanto a la conciencia delictiva de Matas, la resolución judicial indica que no hay prueba alguna de la existencia del arrepentimiento, asunción del hecho, conciencia del daño causado y del descrédito causado a la institución pública.

El mundo al revés, jueces haciendo de políticos y políticos haciendo de jueces.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »