Publicado el

LA CERVEZA Y LOS ESPAÑOLES

image002España no es “una”, España es plural, y lo es en todos los sentidos, no solo en el político, sino en cualquier manifestación de la cultura popular. Si tomamos como ejemplo en cómo pedimos una cerveza, nos encontramos con infinidad de variantes. Aquí van algunos ejemplos tomados de Libertad Digital:

  • “Caña”, es la denominación más normal, pero la cantidad de cerveza puede ser muy distinta en un sitio u otro
  • Botellín, quinto o quintillo. En Asturias y Galicia, lo normal es llamarle quinto a la botella de 200 ml, mientras que en Cuenca es “quintillo”, y en el resto “botellín”, aunque hay excepciones.
  • “Doble”, se refiere a 330 ml. Sea en vaso, tubo o copa. En el País Vasco sería el “cañón”, y en Andalucía la “maceta”.
  • “Tercio”, se refiere a la botella de un tercio de litro, aunque en Asturias y Cantabria sería una Media, y en Cataluña sería una Mediana.
  • “Jarra”, es tal vez la denominación más comúnmente aceptada para medio litro de cerveza. Para un litro, sería el “tanque”
  • “Mini”, en Madrid sería un vaso de plástico de 750 ml, aunque normalmente, en el resto de España es conocido como “Cachi”.
  • “Litro”, lógicamente se refiere a un litro de cerveza, excepto en Madrid que lo llaman “litrona” y en Cataluña “Xibeca”.
  • “Clara”, cualquier cosa le pueden servir a un osado que se atreva a pedir una clara en un bar de fuera de su Comunidad. La primera duda viene a si la mezcla es con gaseosa o con limón. En Galicia, Madrid o País Vasco es con gaseosa, mientras que en Asturias o Cataluña es con limón. Si la quieres con limón en el País Vasco deberás pedir una Pika, aunque en Guipúzcoa también la llaman “lejía”. En Tarragona los bares te pondrán un champú si pides cerveza con limón.
  • “Corto”, en provincias de Castilla León es muy habitual irse de “cortos” a la hora del aperitivo. Se sirve la cerveza en vasos más pequeños que con las cañas. En Navarra y algunas zonas del País Vasco se les llama Zuritos. Aunque en Galicia le llaman “corto” a la “caña” de toda la vida.

A así, sin que nadie quiera imponer su propia denominación a los demás, podemos ser todos felices tomándonos unas cervezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play CAPTCHA Audio
Reload Image