Hosting por dinahosting.

La corrupción se adueña del debate

El Mundo:

  • Moreno: ‘La corrupción ha achicharrado el buen nombre de Andalucía’

  • Díaz: «Si el Gobierno del PP me hubiera ayudado habría creado el doble de empleos»

  • Maíllo: «Cuando IU salió del Gobierno, el PSOE volvió a las andadas»

Juan Manuel Moreno, Antonio Maíllo y Susana Díaz, durante el debate...

Juan Manuel Moreno, Antonio Maíllo y Susana Díaz, durante el debate de Canal Sur. JESÚS MORÓN

Paro y corrupción, pero sobre todo corrupción. Son los temas quesegún el CIS preocupan a los andaluces y son también los que han protagonizado el primer debate a tres de la campaña electoral andaluza. Y sobre todo ha sido corrupción porque el bloque que se había pactado para tratar sobre ‘transparencia’ -según el término eufemístico empleado por Canal Sur en el índice del programa- se ha convertido en un intercambio de acusaciones especialmente tenso que, en el caso de Susana Díaz, la candidata ha ilustrado mostrando una página de EL MUNDO.

Se trataba de la información publicada por este periódico con la relación de cargos del PP que supuestamente han cobrado sobresueldos del partido, y en la que se incluye al candidato Moreno Bonilla, «el bien pagado de Andalucía», añadió. La referencia, sin duda, se había planteado como un ‘misil’ para el adversario, pero el candidato del PP consiguió no perder los nervios y echó manos también de un documento gráfico con el que ilustró sus acusaciones: la foto de Susana Díaz el día de su toma de posesión como presidenta de la Junta, flanqueada por los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados por el Tribunal Supremoen el caso ERE: «¿Sabe quiénes son estos dos señores, porque están imputados?»

«A mí me repugna la corrupción», había afirmado categóricamente la candidata socialista, quien le recriminó al político del PP que no haya hecho pública la declaración de la renta del año 2013 (le reconoció que sí era pública la del año anterior) o que no haya aceptado su reto de que se fiscalicen las cuentas de los partidos.

«Si tanto le repugna la corrupción -le espetó Moreno a Díaz en los primeros compases de su intervención-, ¿por qué ha blindado a los imputados para que sigan protegidos por el aforamiento?; ¿por qué atacan continuamente a la juez Alaya?; ¿por qué se ha negado a comparecer para dar explicaciones?».

El candidato del PP, por su lado, cifró en 3.000 millones el dinerodetraído de los fondos para el empleo, para la formación y para la inversión, y perdidos por las alcantarillas de la Junta de Andalucía: «Yo no sé quién tiene ese dinero. Pero sí sé quién no lo tiene, que son los parados andaluces. Por eso, necesitamos más transparencia y necesitamos dotar de más medios a los juzgados…», afirmó Moreno.

Rebaja fiscal

Antes del rifirrafe por la corrupción, los candidatos desgranaron en el bloque sobre empleo sus propuestas para la reactivación de la economía, y tanto el PSOE como el PP coincidieron en anunciar una rebaja de impuestos si gobiernan en Andalucía. Juan Manuel Moreno Bonilla y Susana Díaz, por este orden, se han comprometido a reducir la presión fiscal en Andalucía si acceden a la Presidencia de la Junta y han precisado que suprimirán (o modificarán sustancialmente) el impuesto de sucesiones.

Susana Díaz ha avanzado además que se bajarán los tipos del IRPF entre un 2 y un 3,5 por ciento. «Porque la gente necesita un respiro», ha afirmado Susana Díaz, después de que Moreno sentenciara que los andaluces son «los españoles que más impuestos pagamos«.

Sobre el desempleo, si el PP le ha recriminado al PSOE que, tras 33 años de gobiernos socialistas, la comunidad andaluza sigue siendo la región de Europa con más paro; Susana Díaz le ha reprochado al Gobierno de Rajoy que no haya puesto en marcha un plan de empleo específico para Andalucía: «Uno de cada cuatro nuevos empleos es andaluz y, si me hubieran ayudado, hubiera creado más empleo», añadió con esa afición de la presidenta a hablar de los ‘logros’ en primera persona.

Luciendo embarazo

En el debate a tres bandas que ha programado Canal Sur para llenar el hueco del ‘cara a cara’ que la televisión pública andaluza se ha negado a programar -coincidiendo curiosamente con los deseos de la presidenta de la Junta y candidata socialista-, es Susana Díaz la que más arriesgaba porque, a tenor de las encuestas publicadas, es la candidata con mejores perspectivas electorales. A la presidenta, que ha lucido su barriga de embarazada con un modelo premamá que la remarcaba, se ha mostrado más insegura y crispada de lo que cabía esperar de quien ha demostrado un gran dominio de la escena, sobre todo cuando no tiene a nadie enfrente que le dé la réplica.

Para Juan Manuel Moreno Bonilla, con mucho menos recorrido en la política andaluza, el encuentro era una oportunidad de medirse ante su electorado como alternativa real de gobierno. Y, pese a la falta de tablas, se ha revelado como un interlocutor difícil incluso para la experimentada Susana Díaz, sin perder la templanza en ningún momento pero con un discurso mucho más incisivo de lo que acostumbra el candidato del PP.

Quien más tenía que ganar en este formato era el candidato IU, invitado al debate como cabeza de lista de la tercera fuerza parlamentaria. Todos los sondeos vaticinan que Izquierda Unida quedará relegada en la próxima legislatura a un papel secundario en un Parlamento mucho más compartimentado, con lo que el puesto privilegiado asumido este lunes en el encuentro de Canal Sur era todo un regalo para Antonio Maíllo, que tenía el reto de hacer un discurso que lo distanciara del PSOE, con quien ha compartido el Gobierno andaluz hasta hace escasamente unas semanas, cuando Susana Díaz expulsó a los consejeros de Izquierda Unida de su ejecutivo.

Maíllo, sin embargo, ha sido ‘convidado’ de piedra del encuentro, sobre todo cuando Moreno y Díaz se interpelaban mutuamente ignorando a su tercer interlocutor. El candidato de IU, en algunos momentos excesivamente farragoso y técnico en su exposición, ha tenido su mejor momento cuando le ha lanzado a los otros protagonistas: «Yo a ustedes dos los mandaba a trabajar un año fuera de la política, para que vieran de verdad la indignación que se siente cuando se contempla desde fuera la corrupción». Y concluyó: «Yo les ruego que pidan perdón».

83 periodistas acreditados

En el plató del pabellón de la RTVA de la isla de la Cartuja de Sevilla un total de 83 periodistas han seguido en directo el programa. A las puertas del edificio, antes del inicio del programa, se han manifestado algunos trabajadores de Canal Sur exigiendo independencia en los informativos y una programación más plural. También se ha concertado en la calle una especie de ‘guerra’ de banderas entre seguidores del PSOE y del PP, que habían compartido acera tranquilamente hasta que llegaron los candidatos, cuando cada grupo comenzó a jalear al suyo.

Antonio Maíllo, que lucía camisa blanca y chaqueta negra, charló animadamente con los periodistas a su llegada. Susana Díaz, con camisa clara y chaqueta fucsia, no quiso hacer declaraciones. Es la primera vez que se veía a la aspirante socialista con una camisa de corte ‘premamá’. Juan Manuel Moreno lucía camisa azul, traque de chaqueta y corbata verde, y aseguró a su llegada que estaba tranquilo y «deseando debatir», informó desde la sede de la televisión públicaCarmen Torres.

La moderación del encuentro ha corrido a cargo de la periodistaMabel Mata, quien en su introducción lanzó una indirecta a los participantes por «la rigidez» del formato que los partidos políticos habían negociado. Una muestra de ese modelo es que un equipo de árbitros profesionales de baloncesto ha controlado los tiempos de intervención de los candidatos.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »