Hosting por dinahosting.

LA DOCTRINA BOTIN Y LA SEPARACIÓN DE PODERES

carlos-lesmes-efe-080915-1La doctrina Botín la inauguró por vez primera el T. Supremo cuando al juzgar al Presidente del B. de Santander, con todas las pruebas para ser condenado, sufrió las presiones del Ejecutivo para que tal cosa no ocurriera. Así se inventó que cuando solamente hay una acusación popular, y no del fiscal o de la abogacía del Estado, el juicio se declara nulo. Lógicamente el fiscal y la abogacía del Estado también siguieron las indicaciones del Ejecutivo.

La separación de poderes no existe en nuestro País, en tanto que la mayor parte de los miembros del CGPJ, del T. Supremo y del T. Constitucional, son designados por el poder Ejecutivo. Ahora, con el juicio a la Infanta Cristina, se ha visto todavía con mayor claridad la injusticia que, en su día, hizo el T. Supremo con el Sr. Botín.

En el juicio de la Infanta han concurrido las mismas circunstancias que en el caso Botín, es decir, ni el fiscal ni la abogacía del Estado han hecho acusación alguna contra la Infanta. Solamente “Manos Limpias” ha mantenido su acusación por participar en dos delitos a la Hacienda. Pero el tribunal que la está juzgando, no en Madrid, sino en Mallorca, y que no ha sido nombrado por el Ejecutivo, no ha hecho caso del fiscal y mantiene la imputación a la Infanta.

Si la Infanta hubiese sido aforada, como tantos otros políticos, y por tanto hubiese sido juzgada por el T. Supremo, en estos momentos ya estaría libre por completo.

Los partidos emergentes hablan mucho de regenerar a nuestro País. En mi opinión, lo primero que debe hacerse es la separación de poderes, de forma que ni el Ejecutivo ni el Legislativo tengan ninguna intromisión en el Judicial. Solo así el poder judicial será libre, independiente y justo.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.