Hosting por dinahosting.

LA EXPULSION DE LOS JUDIOS EN ESPAÑA

cataros-450x337Aunque la expulsión de los judíos se realizó en 1492, el odio y el resentimiento hacia ellos venía de mucho tiempo atrás. Así, la primera ola de violencia contra los judíos se produjo en el reino de Navarra en 1321, donde las juderías de Pamplona y Estella fueron masacradas. En 1348, y debido a que se consideraba que eran los culpables de la peste negra, se asaltó la judería de Barcelona . En 1366, y debido a que los judíos no pueden pagar los altísimos tributos en Toledo, son reducidos a esclavitud y vendidos, etc…

Pero la gran catástrofe para los judíos tiene lugar en 1391 cuando las juderías de la península fueron arrasadas. Los asaltos, los incendios, los saqueos y las matanzas se inician en junio en Sevilla y se propagan en diversas ciudades. Algunos judíos logran escapar, otros aterrorizados piden ser bautizados.
Tras esta revuelta se recrudecen las medidas antijudías: en Castilla se ordena en 1412 que los judíos se dejen la barba y lleven un distintivo rojo cosido a la ropa – algo parecido a lo que posteriormente hicieron los nazis- y se limitan el número de sinagogas.
¿Sobre cuantos judíos estamos hablando?, después de todas las revueltas citadas, debieron quedar unos 150.000 judíos que conservaban su religión, los demás fueron bautizados. Se observa también que habían abandonado las grandes ciudades y vivían en zonas rurales, menos expuestas “a los desmanes de los cristianos”.
En el siglo XV el problema principal dejan de serlo los judíos para pasar a serlo los conversos, cuyo número era de unos 200.000 personas. El término converso se aplicó a los judíos que se habían bautizado y a sus descendientes. Como muchos de ellos lo habían hecho a la fuerza siempre fueron mirados con desconfianza por los que se llamarán a sí mismos “cristianos viejos”.
En las Cortes de Toledo de 1480 se decide ir más lejos i se obligó a los judíos a vivir en barrios separados de donde no podrían salir salvo de día para realizar sus ocupaciones. Otra vez una situación similar a la que posteriormente implantaron los nazis. Las juderías quedaron convertidas en guetos cercados por muros.
En 1492, los Reyes Católicos encargaron al inquisidor general Tomás de Torquemada la redacción del decreto para la expulsión de los judíos, lo que demuestra el protagonismo de la Inquisición en este asunto. Finalmente el decreto fue firmado el 31 de marzo de 1492.
Los que decidieron marcharse, y no ser bautizados, tuvieron que hacerlo en una situación muy penosa, pues como tenían un plazo máximo de cuatro meses, tuvieron que mal vender sus propiedades. Además no podían llevarse ni oro ni plata. Fue una expulsión muy dura.
Durante muchos años a la fiesta de la Virgen del Pilar se la llamaba “fiesta de la raza” como una manifestación más en la exaltación de nuestra raza y en contra de las demas. Los españoles hemos sido antijudíos durante siglos, y así la expulsión de los mismos fue la culminación de este sentimiento.
Es sabido que durante la dictadura del general Franco, éste intentó por todos los medios canonizar a los Reyes Católicos, y así encargó expresamente a los monjes benedictinos del Valle de los Caídos la misión ante el Vaticano. Parece ser que ya en aquellos años el Vaticano quería acercarse a los judíos, y terminar la eterna lucha contra los verdugos de Jesucristo. En esta situación, el Vaticano consideró que la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos era motivo para su no canonización, ante el temor de que los judíos lo vieran como otra afrenta más.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »