Hosting por dinahosting.

La ‘manta’ de Correa envenena el debate en el PSOE sobre la abstención a Rajoy

Las revelaciones del supuesto cabecilla de la Gürtel “no ayudan” al viraje del partido, reconoce incluso la gestora. Los sanchistas se creen dotados de más argumentos para aferrarse al no al PP

imagen-sin-tituloEl camino del PSOE hacia la abstención se parece más a un calvario que a uno de rosas. A las resistencias internas, que preocupan y ocupan al presidente de la gestora, Javier Fernández, se añade el suma y sigue del endiablado panorama judicial para el PP. Y que Francisco Correa, cabecilla de la Gürtel, tirase de la manta y reconociera haber entregado dádivas a políticos del PP que daba al extesorero Luis Bárcenas para que las repartiera no podía pasar inadvertido en un PSOE fracturado y a tan solo 10 días de adoptar su decisión más delicada: facilitar o no el Gobierno a Mariano Rajoy. 

Las revelaciones del supuesto jefe de la trama enconaron el debate interno. La cúpula provisional, igual que las federaciones críticas con Pedro Sánchez, intentó pasar de puntillas, subrayando que sobre la mesa hay dos debates paralelos que “no deben mezclarse”: uno, la corrupción del PP, que “ya se daba por descontada”, y dos, ir o no a unos nuevos comicios. Pero reconocían que la declaración de Correa en el macrojuicio “no ayuda” en absoluto al giro hacia la abstención. Mientras, los sanchistas se sentían reforzados en sus argumentos y recalcaban que ahora más que nunca los socialistas no pueden permitir el acceso de Rajoy a La Moncloa.

DAVID FERNÁNDEZ

La foto fija fue especialmente dura para Mario Jiménez, actual portavoz de la gestora y hombre fuerte de Susana Díaz. Aunque el PSOE-A siempre apunta al presidente Javier Fernández como la persona que debe liderar el debate de la abstención, y de camino asumir directamente el coste político de dar paso al PP, en ocasiones como la de este jueves fue al dirigente andaluz a quien le tocó achicharrarse. Mientras Correa cantaba detalles de la supuesta financiación ilegal del PP, el portavoz socialista en la Cámara autonómica moderaba y calculaba cada una de sus respuestas. Los socialistas saben que deben bajar el tono y la dureza de sus críticas para poder explicar su viraje hacia la abstención.

Jiménez intenta esquivar el lastre de la corrupción del PP. Los socialistas saben que deben bajar el tono y la dureza de sus críticas para poder explicar su giro

No hace ni un año, el PSOE andaluz, con Jiménez al frente, pidió una comisión de investigación sobre la trama Gürtel en el Parlamento andaluz. Pero no hay que remontarse tan atrás. Hace poco más de un mes, el PSOE andaluz exigió a Rajoy que se retirara para poder hablar de abstención. Ahora todo ha cambiado. Admiten que “no hay salida” y que dar paso al actual presidente en funciones para una legislatura corta es la opción menos mala y, sobre todo, la única posible.

El PSOE-A no ve otra salida

Si Mariano Rajoy ha asumido que cuento menos hable mejor para su investidura, en el PSOE tienen todavía que digerir cuál va a ser su papel y cómo enfrentarse tanto a la opinión pública como a su propia militancia. En el entorno de Díaz, nadie abre la puerta a otra posibilidad que no sea la abstención. Si en público el mensaje es que todo se debatirá y decidirá en el próximo comité federal, en privado los socialistas en la cúpula andaluza advierten de que ir a terceras elecciones sería una ruina para el país, pero también para el PSOE. Saben que, tras la guerra interna y sin liderazgo definido, enfrentarse a las urnas puede acarrear un castigo con numerosas lecturas internas. Caer más abajo del suelo histórico de los 85 diputados es un drama posible, advierten.

Los excríticos sostienen que Correa no desveló “nada” que no fuera conocido o denunciado por el PSOE, y que el debate es si ir o no a terceras elecciones

Un repaso por otras federaciones y por dirigentes próximos a Fernández prueba que la argumentación esgrimida es semejante. “El debate es si queremos o no terceras. O sea, o vamos a urnas o dejamos gobernar a la lista más votada”, resume una diputada muy conectada con el presidente de la gestora. Entre los excríticos se subraya que Correa no dijo en su primer día de declaración en el juicio “nada que no se supiera ya” y “nada” que no hubiera denunciado antes el PSOE. Es decir, que sus palabras no eran más que la “confirmación” de lo que ya sostenía el partido, por lo que no alteran las coordinadas de la encrucijada: elecciones sí o no.

Es ahí donde la nueva dirección y los barones quieren situar el debate, y la percepción es que “cada vez más gente quiere evitar” unos nuevos comicios, en palabras de un presidente autonómico, por la convicción de que solo harían más fuerte al PP, un aviso que ha lanzado en reiteradas ocasiones Fernández. También hay miedo a que abrir de nuevo las urnas reviva el conflicto interno y dé alas a Pedro Sánchez para concurrir a unas primarias y que los militantes lo avalen como candidato. Eso sí que sería un ‘triunfo póstumo’ del ex secretario general, añaden.

JUANMA ROMERO

No obstante, la mayoría de dirigentes consultados afines a la gestora y en el seno de esta admiten que las revelaciones de Correa “complican”, “no ayudan” al camino de la abstención. “Es evidente que los que están radicalizados seguirán ahí, y que este capítulo nos lo van a echar a la cara, porque el que no quiere se va a agarrar a cualquier cosa. Pero esto nos desestabiliza más aún, aunque hay que recordar que la abstención no es apoyo“, indica un alto cargo de la cúpula provisional que conoce de primera mano las dificultades que está encontrando Fernández para hacer triunfarsu criterio. “Lo de Correa probablemente influya, sobre todo en el mensaje y en el modo en que se pueda materializar esa abstención. En el fondo, que es evitar terceras, no tanto”, advertía ayer un importante presidente a este diario.

Declaraciones “demoledoras”

En efecto, los sanchistas recalcan que las palabras del supuesto cabecilla de la Gürtel son “demoledoras” y que al PSOE “se le debería caer la cara de vergüenza” al permitir a Rajoy seguir en La Moncloa. “Cada uno de los que se sientan en ese banquillo es una razón más para votar no”, indica un secretario regional con contundencia. “No sé cómo alguien con este PP delante puede pensar le debemos dejar gobernar”, incide una baronesa autonómica. “Que sean los ciudadanos en las urnas quienes indulten si quieren al PP, pero no el PSOE, porque ahora, ¿con qué cara vamos a hablar nosotros de regeneración? Si la corrupción ya no es una ‘barricada’ para nosotros, como dijo Javier, ¿por qué no lo es hablar con los independentistas?”, aduce una diputada que se mantiene firme en el no. Testimonios prácticamente calcados se encontraban en parlamentarios y miembros de la ejecutiva disuelta afines a Sánchez, que subrayan que por no perder escaños en unas inmediatas terceras elecciones el PSOE caerá más aún en las siguientes por haber dado paso al PP, porque los votantes (y Podemos) no lo olvidarán.

Los sanchistas se echan las manos a la cabeza y creen que si se da paso al PP, el discurso del PSOE sobre regeneración quedará invalidado en el futuro

La cabeza visible del sanchismo es la presidenta balear, Francina Armengol, y también el expresidente del Congreso Patxi López, que en una entrevista en el diario ‘El Correo’ que para los socialistas es “mejor pasar un mal rato en unas nuevas elecciones que avalar” a Rajoy, y no deben “blanquear un partido cuyos principales dirigentes desfilan por los banquillos acusados de corrupción”. Así que mejor acudir a las urnas “con la fortaleza de la coherencia”, añadió ayer en Radio Euskadi.

Patxi López, en su escaño en el Congreso al lado del de Pedro Sánchez, el pasado 4 de octubre. (EFE)
Patxi López, en su escaño en el Congreso al lado del de Pedro Sánchez, el pasado 4 de octubre. (EFE)

Los detractores del ex secretario general se indignan, porque consideran que “está claro” para todos que “nadie quiere al PP ni a Rajoy”, pero que se trata de elegir el mal menor, y que en ningún caso se quiere “blanquear” a los conservadores y a su corrupción.

Con todos estos mimbres, ¿qué va a pasar el 23 de octubre, la cita reservada para el comité federal? En principio, lo esperable es que, pese a la teórica oposición de la militancia, prospere la alternativa de la abstención, incluso con un margen mayor al que posibilitó decapitar a Sánchez el pasado día 1 –por 25 votos–, puesto que ahora no tienen derecho de sufragio los 15 miembros afines de su ejecutiva que resistieron el embate de los críticos y no son líderes autonómicos. Pero nadie da nada por seguro, porque además lo que ocurra en los próximos días será clave. “El comité ya está bastante decantado hacia la abstención, pero si la cosa gira es porque los barones flaquean o se acobardan”, remata un veterano cargo regional que sabe muy bien cómo funcionan las cañerías del partido.

Fernández podrá testar los ánimos internos en una reunión con diputados y senadores en la Cámara alta el próximo martes, a las diez de la mañana. La gestora espera que se repita el ambiente que percibió hace una semana: una mayoría de intervenciones favorable a evitar nuevas elecciones. En aquella ocasión, el presidente asturiano solo se citó con diputados.

Fernández ha convocado reunión con diputados y senadores en la Cámara Alta el próximo martes. Quiere taponar las fugas de votos en el grupo

La cúpula provisional intenta además taponar al máximo las fugas, y así lo remarcó este jueves de nuevo Jiménez: que cuando hable el comité federal, “absolutamente todos los diputados y el conjunto del partido tendrán que acatar” su posición. Aviso que llega tras la insistencia de los dos candidatos a liderar el PSC, Miquel Iceta y Núria Parlon, de que sus parlamentarios romperán la disciplina de voto si se pasa a la abstención. También para evitar la visualización de la fractura interna hay quienes apuestan, entre los críticos de Sánchez —como el presidente manchego, Emiliano García-Page—, por combinar un “no radical al PP” de todo el grupo con 11 diputados que se ausenten o voten abstención para posibilitar la investidura de Rajoy y echar a andar la legislatura, en la que los socialistas, señalan, podrán tumbar la obra de los populares, y el ejemplo último estaba en la proposición de ley para subir las pensiones que firmaron este jueves todos los grupos menos PP y Ciudadanos. Page es de los que cree que el polvorín dejado por Correa puede sumar adhesiones a esta última fórmula, menos gravosa para el PSOE pero a la que se opone Susana Díaz.

El partido sigue bullendo, y obstáculos (aunque esperados) como el del supuesto jefe de la Gürtel importan. La duda es si el tren de la abstención descarrilará a última hora o podrá seguir avanzando.

El alcalde de Jun pide a la comisión de garantías que actúe y anuncia apoyos de 500 alcaldes a la convocatoria de un congreso urgente

Mientras la gestora continúa trabajando para “serenar” el partido, la agitación de las bases prosigue. Ya lo constató Javier Fernández en la recepción por el 12 de Octubre ofrecida en el Palacio Real. Y así lo reafirmó el alcalde de Jun (Granada), el socialista José Antonio Rodríguez Salas, que llevó este jueves un escrito a la comisión federal de ética y garantías [consúltalo aquí en PDF] para que a su vez ordene a la cúpula provisional que circunscriba su actividad “a la tramitación de asuntos ordinarios y a la inmediata convocatoria de un congreso extraordinario” que renueve la dirección del PSOE.

Ante la previsión de que su queja no surta efecto, Rodríguez prometió que en los próximos días, y antes del comité del 23 de octubre, llevará a Ferraz las firmas necesarias para exigir la convocatoria de ese cónclave urgente. De momento, aseguró, ya hay recopiladas 69.832 rúbricas de afiliados, cuando serían necesarias 93.720 (la mitad más uno de los militantes) para forzar ese congreso, tal y como establecen los estatutos. Su pretensión es rebasar esta última cifra para que se validen todas las firmas y no encontrar ningún obstáculo legal ya.

El alcalde de Jun señaló que ya han suscrito la solicitud 500 regidores (de los casi 3.000 que tiene el PSOE en toda España), pero se negó a aportar más nombres de los ya conocidos: Óscar Puente (Valladolid), Rafel Ruiz (Ibiza) o Núria Parlon (Santa Coloma de Gramenet). Unos apoyos que, a su juicio, evidencian la “rebelión municipalista” que vive el PSOE, la de los cargos más próximos a las bases.

Entre los firmantes también habría dirigentes del entorno de Pedro Sánchez, deslizó. ¿Y él, ha suscrito la iniciativa? “Él ha preferido abstraerse de lo que está pasando en este momento y nosotros seguimos por nuestra línea”, señaló Rodríguez, que añadió que contactó con Sánchez antes de que el exlíder viajara a Estados Unidos con su familia de vacaciones. El alcalde de Jun le animó a presentarse en el siguiente congreso, porque tiene el “cariño absoluto” de la militancia, y no los “barones iluminados” que lo tumbaron el pasado 1 de octubre.

 

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.