Hosting por dinahosting.

LA MONEDA TULIPAN

SONY DSCLo que a continuación voy a relatar, les puede parecer a muchos una pura fantasía mía. Pero desgraciadamente no es así, todo es una dura realidad, estudiada en muchas Facultades de C. Económicas y Escuelas de Negocios.
Este episodio acaeció en Holanda en el siglo XVII, y es uno de los ejemplos más citados a la hora de ilustrar el concepto de burbuja especulativa, y que tiene muchos puntos coincidentes con la reciente burbuja inmobiliaria que hemos tenido en España, y su posterior explosión.

Los tulipanes llegaron a Europa a finales del siglo XVI, y en principio no tuvieron una buena acogida. Pero al ser afectados por un virus que le dio una gran variedad de colores, empezaron a tener un creciente interés.
Por otra parte, hemos de considerar la boyante situación económica en Holanda, derivada de su gran actividad comercial, de tal forma que a principios del XVII los bulbos de tulipán empezaron a ser piezas de coleccionistas.
En la década de 1630, el panorama se había enloquecido, con un mercado de los tulipanes cada vez más activo. Se llegaron a pagar 100.000 florines por 40 bulbos, y por un bulbo de la especie más apreciada se podían pedir 5.500 florines.
En esta situación, generalizada en todo el País, se generó la ilusión de que siempre se ganaba en el mercado del tulipán. Independientemente de a qué precio se comprara, alguien siempre estaría dispuesto a pagar más. Gentes de todas las clases se lanzaron a comprar bulbos, deshaciéndose de sus bienes más básicos, con la esperanza de revenderlos obteniendo un beneficio.
Sin embargo, a principios de 1637, algunos de los especuladores detectaron signos de agotamiento del mercado, y decidieron que era buen momento para vender. Esta actitud se contagió rápidamente y el pánico se apoderó del País. Quienes tenían bulbos comprados a precio de oro, se encontraron sin compradores.
La explosión de la burbuja dejó, como siempre ocurre, vencedores y vencidos. Vencieron aquellos que se salieron justo antes de la explosión, acumulando grandes beneficios. Perdieron quienes habían liquidado su patrimonio para especular con bulbos y al final se quedaron con tulipanes pero sin patrimonio. Y perdió el País, que durante años estuvo sumido en una importante depresión económica.
La comparación con lo ocurrido recientemente en nuestro País, es fácil. Al explosionar nuestra burbuja inmobiliaria, provocó la explosión de la burbuja financiera, y con ella la actual depresión económica. Igual que en Holanda siglo XVII.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »