Hosting por dinahosting.

LA OLIGARQUÍA MADRILEÑA

9d242-2010101985aznar-dentroEn Madrid hace años, desde el franquismo, que la política y la economía van del brazo, es la oligarquía madrileña que ya se conocía, pero que en estos días, con el juicio a Correa, ha saltado a primera plana.

No es la única oligarquía que ha existido, también en Cataluña con los Pujol la hemos padecido. Pero afortunadamente parece que haya sido exterminada. En Madrid, en cambio, continúan los mismos personajes aprovechándose de los políticos con escasa ideología social.

Es así como Correa ha declarado que, cuando lo detuvieron, quedó muy extrañado, ya que él no hacía nada más que lo que hacen otros muchos. Hacer de intermediarios entre políticos y empresarios. Es en este ambiente cómo se comprende el éxito que llegó a tener el “pequeño Nicolás”.

El “palco del Bernabeu” continúa funcionando a pleno pulmón, allí, en un espacio reducido, conviven políticos y empresarios, y en donde llegan a acuerdos. No en vano, el presidente del Bernabeu es Florentino, uno de los caciques que más se ha destacado por su proximidad a los distintos Gobiernos.

Es esta oligarquía la que ha conseguido que los Gobiernos firmen contratos de obras públicas, en los que si hay pérdidas cuando la obra esté ya en funcionamiento, estas pérdidas irán a cargo del contribuyente. Es un mecanismo que asegura una rentabilidad al empresario. Si hay beneficios son para él, pero si hay pérdidas son para el Estado. Así tenemos el caso de las autopistas radiales de Madrid, o el túnel del AVE en Port Bou, o el depósito de gas frente a las costas de Castellón. En todos estos casos está involucrado Florentino.

Las puertas giratorias son otro ejemplo de este contubernio entre políticos y empresarios, y en donde los políticos dan favores a cambio de que al terminar su etapa política entran dentro del organigrama de las empresas.

El caso Bankia es otro ejemplo de esta oligarquía. Su consejo de administración estaba totalmente formado por políticos, por lo que el Banco de España, a pesar de tener informes contrarios a la salida en bolsa de Bankia, la aprobó. No quiso o no pudo enfrentarse a los políticos que dominaban Bankia, con Rato a la cabeza.

Desgraciadamente, no veo el final de la oligarquía madrileña. Llevarán a la cárcel a unos pocos, pero el grueso del entramado continuará intacto.

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.