Hosting por dinahosting.

LA PEPA

20120318130202-la-pepa

Así se llamó la Constitución española de 1812. Fue promulgada por las Cortes Generales reunidas en Cádiz el 19 de marzo de 1812, día de San José, de ahí su nombre. Fue la primera Constitución española y una de las mas liberales de su tiempo.
Oficialmente estuvo en vigor solo dos años, ya que el 4 de mayo de 1814 Fernando VII la derogó. Con este acto, Fernando VII consiguió que España mantuviera el secular retraso económico y cultural que llega hasta nuestros días.

Algunas de las características de La Pepa, fueron las siguientes:
  • La Constitución establecía la soberanía en la Nación, no en el Rey, la monarquía pasaba a ser ConstitucionaUna rígida separación de poderes entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial
  •   Limitaciones a los poderes del Rey
  •   Sufragio universal masculino indirect Libertad de imprenta
  •   Libertad de industria
  •   Derecho de propiedad
  •   Abolición de los señoríos
  • Ciudadanía española para todos los nacidos en territorios americanos, fundando un solo País junto a las colonias americanas
  •  La Constitución consagraba a España como Estado confesional católico, prohibiendo expresamente cualquier otra religión
  • No contempló el reconocimiento de ningún derecho para las mujeres ni siquiera el de ciudadanía, en plena sintonía con la mayoría de la sociedad española, europea y americana de aquél momento.
  • Abolió el feudalismo
  • Finalizó la inquisición
Dos años después, el recién restaurado Fernando VII decretó la disolución de las Cortes, la derogación de la Constitución y la detención de los diputados liberales. Comenzaba el regreso al absolutismo, dentro de un increíble clima de bienvenida popular.
Fernando VII se opone a la Constitución porque significa el recorte de todos sus poderes, pero también porque tras los decretos de igualdad de derechos y de decretar la formación de un Estado nacional en el que los territorios americanos se integraban como provincias, la Corona perdía no solo su privilegio absoluto, sino sobre todo las rentas de todo el continente americano que pasaban directamente a poder del aparato administrativo estatal y no del monarca. El nuevo Estado establecía una sustancial diferencia entre la Hacienda de la Nación y la Hacienda Real. Punto que no podía consentir Fernando VII.
El conflicto se estableció no solo entre un rey absoluto y la soberanía nacional, sino también entre una concepción centralista del Estado (basada en el gobierno de Madrid) y una descentralizada.
Tras la vuelta al absolutismo, el nacionalismo de América optó por la insurrección armada hasta el triunfo de las independencias de todos los actuales Países americanos. La pérdida de nuestras colonias de ultramar es otra de las consecuencias de la derogación de La Pepa por Fernando VII.
Fernando VII sí consiguió derrocar un gobierno democrático, e instaurar el absolutismo militar. Otros lo han intentado, pero no lo han conseguido.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »