Hosting por dinahosting.

LA PESCA DE RIO

Alaska Palas (3)La pesca en el río es un deporte que crea afición por si mismo. Cuando pescas tu primera trucha, inmediatamente te conviertes en un forofo de este deporte. No hay emoción comparable a lo que uno siente en el momento en que la trucha pica el anzuelo, y luego todavía quedan muchas más emociones para conseguir sacar el pez del agua.

Para pescar en el río necesitas un mínimo de conocimientos que los puedes encontrar en infinidad de libros. Pero se necesita saber “leer” en el río, saber dónde es más probable que se encuentre una trucha hambrienta, y saber qué tipo de anzuelo es el más adecuado. Todo esto son cosas muy sencillas que se aprenden en los libros y con un par de excursiones.
La pesca en el río no tiene nada que ver con la pesca en el mar, salvo en el resultado final. En el mar, la pesca es un deporte sedentario, mientras que en el río es muy activa. Es lo más parecido a la caza. Tienes que moverte continuamente para ir encontrando las truchas, no se descansa ni un momento. Si aquí no tienes suerte, prueba unos metros más abajo a ver qué tal.
Aunque en las tiendas hay infinidad de tipos de anzuelos, en la práctica se limitan a dos, la llamada “cucharilla” y el “mosquito”, que los hay de distintos colores. Normalmente yo utilizo la cucharilla por la mañana y en horas de sol, y el mosquito cuando el sol empieza a declinar.
Hay pescadores que son casi profesionales de la pesca al mosquito. Se procuran una serie de pequeñas plumas de pollo de distintos colores. Cuando están al lado del río y ven los enjambres de mosquitos, matan a uno para ver de qué color es, pues hay mosquitos de todos los colores. Luego, con las plumas que llevan montan un anzuelo lo más parecido al mosquito muerto. En estas circunstancias no hay trucha que se resista.
La pesca de la trucha está muy regulada, hay largos periodos de veda. Normalmente la veda se levanta en abril y se cierra en julio o agosto, según los lugares. Tampoco son válidos todos los anzuelos. Hace años se practicaba la pesca al “queso”, normalmente queso en porciones, del que se hacían a mano unas bolas que escondían el anzuelo. El olor y el sabor del queso enloquecía a las truchas y la pesca era segura. Era tan fácil la pesca, que ahora está prohibida . Además, si pescas una trucha que mida menos de 20 cm. tienes la obligación de devolverla al río.
Para mi modo de ver, la pesca en el río tiene dos inconvenientes. Uno es que es un deporte muy solitario, no hay compañeros, no hay conversación que pueda alertar a las truchas. Estás tu, el río y la trucha, nadie más. El otro inconveniente es la distancia que hay hasta dónde se pesca. Desde Barcelona, mínimo 150 km.
El que tenga la curiosidad de probar que lo haga, y al pescar su primera trucha verá cómo se convierte en un auténtico pescador de truchas.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »