Publicado el

LA VORACIDAD DE MONTORO

Montoro y su PP pueden tratar a las grandes empresas con guantes de seda, pero a las clases sociales medias las rompe por completo. Si el salario medio en España es de 22.858 euros, lo que le cuesta al empresario son 29.692 euros, pero lo que percibe el asalariado son 18.206 euros, es decir solo el 61% de lo que paga el empresario. Pero todavía quedan más impuestos, los indirectos que afectan al consumo con el I.V.A. y varias tasas, por lo que de verdad le queda al trabajador para vivir son 16.270 euros.

Todos estos números los podemos resumir diciendo: si al empresario le cuesta un trabajador 29.692 euros, 16.270 son para el asalariado y el resto, 13.422 para Montoro. La presión fiscal alcanza el 45% para el salario medio en España.

Y con esta insostenible presión, ¿qué obtenemos los ciudadanos?, pues alimentamos a una clase política cada vez más numerosa, rica y corrupta, en Diputaciones, Senado, parlamentos de comunidades autónomas, asesores del Gobierno, directivos de empresas públicas, etc.. Pero estamos sufriendo todos los recortes posibles en el área del bienestar social.

Menos becas, menos inversiones en sanidad, menos inversiones en educación, menos presupuestos en ayudas a discapacitados, etc.. pero más pagos por los intereses de la deuda que hemos contraído.  Y esta factura no ha dejado de crecer durante los últimos años. En 2007, España pagó 14.539 millones de euros en intereses de la deuda pública en términos de caja. En 2015, esa factura alcanzó los 31.750 millones de euros y para 2016 está previsto que aumente hasta los 33.490 millones de euros.

O lo que es lo mismo, a cada español le corresponden 721 euros en intereses. Porque se pagan con cargo a los presupuestos y cada euro dedicado a satisfacer los intereses no puede ir a otros servicios públicos.

La deuda que tenemos, que supera el PIB, está ya siendo insostenible, pero a pesar de ello sigue aumentando, hipotecando el futuro de las nuevas generaciones. Si Montoro y su PP solo siguen viendo a las clases medias y populares a las que pueden presionar para salvar los Presupuestos, y siguen consintiendo que las grandes empresas o coticen en el extranjero o coticen con unas excesivas desgravaciones, mal lo vamos a pasar los españoles. Tal como dijo Aznar, haría falta toda una nueva restructuración del sistema fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play CAPTCHA Audio
Reload Image