Hosting por dinahosting.

LAS PIRAMIDES Y EL PARTENON

29_003212_0015
Los dos monumentos los vi en un mismo crucero por el mediterráneo. Y hablo de los dos, porque los dos me cautivaron de forma muy especial. No estoy seguro, pero supongo que mi parte sicológica, al pensar en el significado de ambos, también me influyó en verlos como algo realmente extraordinario, y que nadie debería perderse.

Aunque en la humanidad ha habido muchas guerras, epidemias y desastres, también hemos sido nosotros los que hemos conseguido levantar las Pirámides y el Partenón, y eso nos tiene que reivindicar ante los ojos de nuestro buen Dios.
Respecto a las Pirámides de Keops, Kefren y Micerino, fueron construidas hacia el 2.500 años a.c. Su estado de conservación es bastante bueno, a falta de la última capa de mármol que alisaba las cuatro caras. Quedan solamente en los últimos metros de la Pirámide de Keops.
De la misma época es la Esfinge de Guiza, que se realizó esculpiendo en un montículo de roca caliza. La cabeza podría representar al Faraón Kefren con el cuerpo de un león. En época antigua esta pintada de vivos colores. Hoy está muy deteriorada por el transcurso del tiempo y por las prácticas de tiro que hicieron con ella los artilleros napoleónicos .
El Partenón fue terminado el año 438 a.c. y era el lugar de culto de la diosa Atenea. Posteriormente, fue iglesia bizantina, iglesia latina e incluso mezquita. Lo peor fue que los turcos lo utilizaron como almacén de pólvora durante el sitio veneciano. Una de las bombas de Venecia cayó en pleno templo. También sufrió el expolio de los ingleses que se llevaron a su museo Británico lo que quedaba de obras de arte. A pesar de todo esto, el Partenón mantiene toda su arrogancia como el mejor templo de la antigüedad.
Me llamó la atención que tanto e n la Esfinge como en el Partenón se estaban haciendo obras de restauración, y nació en mi un sentimiento de frustración que todavía no me he quitado. Son restauraciones que intentan llevar los monumentos a los momentos en que fueron inaugurados. En el Partenón supongo que se quedarán en su parte exterior, y en la Esfinge ignoro hasta donde quieren llegar, pero de momento yo tuve la oportunidad de ver la larga cola del león impoluta, como recién hecha en la antigüedad.
No me parece correcto, no creo que sea esto lo que tengamos que hacer para preservar estos monumentos del paso de los siglos. No sé si tengo razón o estoy equivocado. Tal vez hombres expertos en estas materias digan que soy yo el equivocado, pero aunque fuera así, mi sentimiento de frustración estaría intacto. Que cada uno haga su composición, yo la tengo clara.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »