Hosting por dinahosting.

LOS CATAROS Y CATALUÑA

2El catarismo llegó al Languedoc-Rosellón en el siglo XII por unos monjes llegados  de Bizancio, y en donde encontraron la protección de algunos hombres feudales. Estos monjes con estas doctrinas cambiaría drásticamente el transcurso tranquilo del Languedoc, en aquellos tiempos tierra de trovadores.
Algunas características de la doctrina de los cátaros, fueron:

  • Cuestionaron y reinterpretaron los Sacramentos
  • Oposición a la jerarquía de la Iglesia Católica
  • Cuestionaron los temas del Bautismo, Eucaristía y la virginidad de la Virgen María
  • Aceptaron el tema de la reencarnación, hasta el punto que se convirtieron prácticamente en vegetarianos
  • Su pensamiento era que Cristo dio por igual a todos sus apóstoles, sin afán de poder ni de economía
Todo ello no gustó a la Iglesia Católica que los señaló como herejes.
Así, la historia del pueblo cátaro es de las mas tristes que uno pueda encontrar. Eran gente pacífica y sencilla, muy cuidadosos con las prohibiciones que les imponía su doctrina. Ellos distinguían el alma del cuerpo, pensando que el alma era la creación de Dios, y el cuerpo la del demonio. Y estas creencias les llevaron a la extinción por las masacres que sobre ellos cayeron por orden del Papa Inocencio III.
En julio de 1209 fue sitiada la ciudad de Béziers por seguir la doctrina del catarismo. Cuando la población se rindió, los sitiadores pasaron a cuchillo a todos los habitantes que habían sobrevivido, fueran niños, mujeres o ancianos. Se calcula que asesinaron a cerca de 30.000 cátaros.
Se cuenta que el 16 de marzo de 1244, doscientos cátaros fueron llevados a las hogueras de Montségur por blasfemos, aunque estos cantaran durante el camino a su muerte, cantos alzados a la mayor gloria de Dios. Ellos veían la fe cristiana desde otra perspectiva.
La historia nos dice que en marzo de 1208, el Papa Inocencio III convocó a todos los hombres para que se unieran en armas y atacar a unos pueblos cristianos sublevados en el sur de Francia, fueron dirigidos por Simón de Montfort. En el otro bando, el de los cátaros, Raimond VI de Toulouse hace un llamamiento para defender con justicia sus territorios ante el Papado.
Muy curiosa la forma de resolver el problema de Inocencio III. Crear una nueva cruzada para exterminar a los que él consideraba herejes, del mismo modo que mandó Cruzadas a Tierra Santa.
Está claro cual fue el resultado de esta Cruzada, prácticamente todos los cátaros fueron exterminados, y solo unos pocos lograron huir, refugiándose principalmente en Cataluña: Morella, Castellbó, Ciurana, Tortosa, Prades, Cornudella del Montsant, Arbolí, etc…
En Morella existió una importante colonia cátara de tejedores, cambistas y comerciantes en general, y  en Barcelona, los cátaros se reunían semanalmente en la iglesia de Sant Pau del Camp, para celebrar sus ritos.
Así, poco a poco, Cataluña fue forjando su carácter de pueblo de acogida y de libertad.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »