Hosting por dinahosting.

LOS JUECES EN ESPAÑA

o-ELPIDIO-facebookPor si la situación jurídica en España no estaba suficientemente clara, el ex juez Elpidio José Silva acaba de publicar un nuevo libro titulado “La verdad sobre el caso Blesa”, en el que relata lo sucedido y que desembocó en su destitución e inhabilitación por 17 años.

En uno de sus párrafos, dice que “la justicia en España cuando toca intereses del entorno del poder ejecutivo o del muy claramente establecido, deja de ser independiente. No hay nadie que pueda entender que las únicas personas procesadas como consecuencia de las crisis sean jueces. Nos recuerda el caso del ex juez Garzón, del traslado del juez Ruz o de los escritos injuriosos del fiscal hacia el juez Castro (caso Infanta Cristina).

Para un buen desarrollo de los procesos judiciales, haría falta que adoptáramos el esquema de todos los países que tienen un poder judicial independiente. Dice Elpidio: “un juez no puede trabajar en un proceso penal con un ministerio fiscal que se rige por criterios jerárquicos y que ha sido nombrado dentro de la dinámica del poder ejecutivo. Un juez tiene que ser independiente, relativamente autónomo y eso quiere decir, como sucede en cualquier país de nuestro entorno, que no le puedes quitar de en medio, que tienes que dejarle trabajar”.

El ex juez realiza acusaciones muy graves en este libro, como cuando relata que varios jueces y fiscales le dijeron que tuviera cuidado manejando el caso Blesa, que era muy complicado ya que es una persona con muchos apoyos, lo que significa que estos tipos de preocupaciones existen en la clase judicial española. Los jueces españoles no se sienten libres ni independientes a la hora de ejercer el derecho cuando se trata de determinados imputados.

Sobre las causas de la galopante corrupción en nuestro País, el ex juez tiene claro que la fundamental es la falta de autonomía de los distintos poderes. Cuando una persona en Francia comete hechos de corrupción lo que visualiza es que se le puede venir un tren encima, un juez de instrucción francés trabaja con plena autonomía comparado con lo que pasa aquí. Corruptos siempre va a haber, pero una cosa es la corrupción y otra la impunidad.

Las soluciones para la corrupción pasan todas ellas por una autonomía real del poder judicial y del ministerio fiscal. Que los jueces y fiscales dejaran de depender del Consejo General del Poder Judicial. O lo suprimimos o lo hacemos de otra manera, pero no se puede seguir controlando a los jueces con el palo y la zanahoria. Otra medida muy importante sería la creación de una policía fiscal y, a la vez, que los posibles supervisores realmente fueran autónomos, tanto del Banco de España, como de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y así crear suficientes mecanismo de transparencia.

Las explicaciones son claras, y lo que se debería hacer también lo es. Pero ocurre que el PP tiene mayoría absoluta e infinidad de imputados en espera de juicio. Y mientras eso sea así, es soñar en un imposible.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »