Hosting por dinahosting.

Los partidos cambian de táctica para cazar un voto más indeciso que nunca

El País:
Los indecisos oscilan entre el 30% y el 45% en las 13 autonomías que celebran elecciones
La campaña es mucho más decisiva en estos comicios, cuyos resultados son inciertos

El resultado de las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo es más incierto que nunca. La incorporación de dos partidos nuevos al escenario político ha producido una inestabilidad sin precedentes en la intención de voto de los ciudadanos.

Los líderes nacionales se van a volcar en la campaña autonómica y municipal, que ha empezado hoy, donde se renovará el poder en todos los Ayuntamientos, en 13 autonomías y en las ciudades de Ceuta y Melilla, conscientes de la relevancia de este examen.

La resistencia del PP a aceptar larealidad demoscópica que este jueves ha indicado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), con la pérdida de la mayoría absoluta en ocho comunidades autónomas —solo conservaría Castilla y León y Ceuta— va en paralelo a las expectativas del PSOE de seguir una tendencia creciente. La misma que experimenta Ciudadanos, en sentido contrario a Podemos que desde enero ha perdido casi siete puntos, según el CIS).

Poco le importa al PP y al PSOE, por separado, que el bipartidismo no se hunda, aunque entre los dos solo consiguen rozar el 50% del electorado español, si la irrupción de Ciudadanos y Podemos les ha bloqueado por completo la capacidad de aproximarse en solitario a una posición de mayoría.

Los populares solo podrán gobernar en España —y en la mayoría de las comunidades autónomas— si Ciudadanos quiere. Por su parte, el PSOE tratará de mantener su línea de recuperación que, según el CIS y todos los estudios de Metroscopia, parece apuntalarse. Solo así sobre Podemos, aunque también Ciudadanos, es decir, en los otros, recaerá la pesada carga de decidir quién gobierna. El estudio del CIS vuelve a colocar en exclusiva a los dos partidos tradicionales (PP y PSOE) como fuerzas con opción de gobernar, en tanto que Podemos y Ciudadanos se descuelgan del primer nivel para ocupar de lleno el papel de bisagra, indispensable para formar una mayoría parlamentaria, pero alejadas de la primera posición.

La extremada movilidad en la intención de voto provoca que los dos partidos emergentes, lejos de su intención inicial de ignorarse, entren al cuerpo a cuerpo. Ambos pelearán por hacerse con el voto del cambio. La reconsideración de Pablo Iglesias a su inicial reticencia a debatir con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, es un dato más de todos contra todos.

Sin embargo, el PSOE mantiene oficialmente que solo el PP es su adversario. Durante 15 días, el líder socialista, Pedro Sánchez, en su intensa campaña, tratará de aumentar su actual intención de voto, un 24,3%, aunque la necesidad de pactos en Ayuntamientos y autonomías será su realidad inexorable. Aunque no es baladí los resultados que su partido obtenga en estas elecciones locales y regionales. Se examinan los candidatos pero también él.

El juego de pactos, buscado por el PP con Ciudadanos, será frenético a partir del 25 de mayo

El porcentaje de apoyos del PSOE,sin llegar al 25%, al igual que el PP, solo con unas décimas más, queda muy lejos del 30% con creces que el partido mayoritario de la izquierda cosechó durante muchos años. Ahora solo lo consigue, según el CIS, el PSOE en Extremadura, con Guillermo Fernández-Vara como candidato, donde roza el 39%; y en Castilla-La Mancha con Emiliano García-Page con casi un 35%. Los socialistas acarician con cierto fundamento una victoria en esas dos comunidades, que se unirían a Asturias, donde el PSOE vuelve a ser la lista más votada aunque su actual presidente, Javier Fernández, necesitaría imperiosamente pactos, ya sea con Ciudadanos, Podemos o Izquierda Unida.

El juego de pactos, buscados por el PP con Ciudadanos, será frenético a partir del 25 de mayo; así como la búsqueda de alianzas de los socialistas con quien pueda completar mayorías. No será fácil por el desplome de Izquierda Unida, algo que causa gran pesar al PSOE, que desearía que no se confirmara ese temor. IU y UPyD —este último con un enorme trasvase de sus votos a Ciudadanos— afirman que no se rinden.

IU y UPyD son los más castigados

E. G. DE BLAS / J.J. MATEO

La irrupción de Podemos y Ciudadanos ha castigado con fuerza a Izquierda Unida y a UPyD, sobre todo al partido de Rosa Díez, que se quedaría fuera de los 13 Parlamentos autonómicos que celebran elecciones el próximo 24 de mayo, si se cumpliera el último barómetro del CIS publicado este jueves. El partido de Cayo Lara, que mantendría representación en cinco o seis Cámaras regionales, estaría al filo de perder el grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Izquierda Unida, tercera fuerza política nacional en las generales de 2011 con casi el 7% de los votos y 11 diputados, lograría ahora el 4,8%, a dos décimas del 5% exigido para tener grupo propio en el Parlamento. UPyD se quedaría en un exiguo 1,9%.

La coalición de izquierdas resiste algo mejor en los comicios autonómicos, aunque pierde escaños en todos los Parlamentos y sale de dos cámaras: la de la Comunidad Valenciana y la de Murcia. Los mejores resultados los obtiene en Madrid, con la candidatura del poeta Luis García Montero (7 diputados). El coordinador federal, Cayo Lara, destacó que “todo está en el aire” e ironizó sobre la “sondeocracia” que ha sustituido, a su juicio, a la democracia.

UPyD perdería toda representación institucional, salvo por su diputado vasco (en esa comunidad no celebra elecciones el 24-M). La formación de Rosa Díez perdería los ocho diputados madrileños que logró en 2011, el representante que obtuvo en Asturias y sus cinco concejales del Ayuntamiento de Madrid. “Tenemos costumbre de ganar al CIS”, valoró Díez sobre la encuesta.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »