Hosting por dinahosting.

Los partidos independentistas lograrán la mayoría el 27-S

Encuesta Sigma Dos para EL MUNDO

  • Junts pel Sí y CUP, unidos, alcanzarán entre 70 y 74 escaños

  • Fractura social ante el soberanismo:44,4% a favor y 46,2% en contra

  • Ciudadanos, segunda fuerza

  • La lista de Podemos supera a PSC y PP, que pierden un tercio de poder

Los independentistas se impondrán el 27-S. Junts pel Sí, la lista deArtur Mas y Oriol Junqueras, no obtendría por sus propios medios la mayoría absoluta en las elecciones catalanas del 27 de septiembre. Sin embargo, el presidente de la Generalitat podría mantenerse en el cargo si consigue el apoyo de la CUP: la suma de las dos candidaturas independentistas alcanzaría un mínimo de 70 diputados (dos por encima de la mayoría absoluta en el Parlament) y un máximo de 74.

Los resultados que arroja la encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO bastarían para que Mas diera inicio al proceso de independencia,según el listón que se ha puesto el propio president. Pero del sondeo se desprenden también otras dos conclusiones que ponen en duda la viabilidad de su plan: la suma de Junts pel Sí y la CUP estaría siempre por debajo del 50% de los votos y, cuando se pregunta a los catalanes directamente por la secesión, la mayoría la rechaza. Un 46,2% se opone a la ruptura con el resto de España, frente a un 44,4% que la apoya.

Todo apunta a que las elecciones del 27-S, que Mas ha calificado como «las más importantes de la historia» de Cataluña, también serán las más reñidas. Sólo bajo el prisma del poco exigente objetivo que se ha marcado el presidente de la Generalitat se puede considerar que el resultado que arroja la encuesta de EL MUNDO un éxito para el independentismo.

Junts pel Sí ganaría las elecciones con un mínimo de 62 diputados y un máximo de 65. CiU y ERC obtuvieron 71 escaños en 2012, lo que parece avalar la tesis de Junqueras (que sólo abandonó en el último minuto, cuando vio que peligraba la convocatoria del 27-S) de que a los independentistas les habría ido mejor por separado.

Caída en porcentaje de voto

También es notable la caída en el porcentaje de voto: del 44,4% deCiU y ERC en 2012 pasarían ahora al 39,4%. Cinco puntos de diferencia que no pueden explicarse en el hecho de que Convergència haya roto con Unió, porque Junts pel Sí ha incorporado a influyentes entidades privadas soberanistas como la ANC u Òmnium Cultural.

Si Mas podría declarar la secesión, según su estrategia de arrogarse todos los diputados independentistas, es por el crecimiento de la CUP. El partido anticapitalista pasaría de tener tres diputados en el Parlament a triplicar esa representación: la encuesta de Sigma Dos les da ocho o nueve escaños. Sumados, los diputados que apuestan por la ruptura con el resto de España obtendrían un máximo de 74 representantes; son los mismos que ahora ostentan CiU, ERC y la CUP en conjunto.

Aunque Mas ha dejado claro que eso le bastaría para mantenerse en el poder, con el resultado que augura la encuesta de EL MUNDOcobraría una importancia capital la posición de la CUP. Y ese partido ya ha dicho que no se ve «ni invistiendo a Mas ni haciéndole el juego al Estado español» (lo que podría provocar que exigiera el relevo del actual president para dar su apoyo al proceso), y que además considera imprescindible una mayoría también en votos para dar inicio al proceso de secesión: Junts pel Sí y la CUP se quedarían en un 46,1%, según la encuesta.

Por detrás de la formación de Mas y Junqueras se situarían dos partidos casi empatados en escaños: Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot, la marca electoral para el 27-S de la coalición entre Podemose ICV. La formación de Albert Rivera obtendría 16 o 17 actas, muy por encima de las nueve actuales pero algo por detrás de las expectativas de las últimas encuestas. En cualquier caso, C’s se erigiría en la segunda fuerza en el Parlament y su candidata, Inés Arrimadas, en la jefa de la oposición a Mas.

Algo parecido le pasa a Sí que es Pot, cuyo cabeza de cartel, Lluís Rabell no lograría emular el tirón de Ada Colau, que consiguió desbancar a CiU y convertirse en alcaldesa de Barcelona con la misma fórmula. La marca de Podemos alcanzaría entre 15 y 17 actas, algo por delante del PSC (14-15) y del PP (13).

Esos dos partidos pierden apoyos con respecto a 2012, pero contienen la sangría que les auguraban la mayoría de encuestas hasta ahora. También obtendrían representación la CUP y Unió Democràtica, que se presenta por primera vez en solitario desde los años 30 del siglo pasado. Ramon Espadaler, el candidato de la formación de Josep Antoni Duran Lleida, obtendría tres actas, todas en Barcelona.

La encuesta se hizo entre el 31 de agosto y el 3 de septiembre, justo después de los registros policiales en las sedes de Convergència y de su fundación relacionados con el caso 3%. Se realizaron 1.400 entrevistas, en las que, además de por las preferencias electorales, se inquirió por otros asuntos relacionados con la convocatoria.

‘No’ a la ruptura

En las respuestas queda claro, por ejemplo, que si el 27-S fuera de verdad un referéndum sobre la independencia las posiciones estarían muy igualadas, pero se impondrían los que se oponen a la ruptura. Un 44,4% responde que es partidario de la secesión, frente a un 46,2% que lo rechaza. Esta última categoría incluye a casi un 30% de los votantes que CiU tuvo en 2012. La formación es, junto a ICV (un 38,7% de quienes la apoyaron en 2012 es independentista, frente a un 58,6% que no lo es), la que presenta una mayor división interna.

La fractura en la sociedad catalana no esconde que Mas sí ha tenido éxito en dos aspectos cruciales relacionados con las elecciones: en transmitir la idea de que pueden equipararse a un referéndum y en que la situación económica de Cataluña mejoraría si se independizara.

Un 50,4% de los encuestados cree que el 27-S es efectivamente un plebiscito. Esa opinión es mayoritaria entre los votantes de 2012 deERC y CiU, pero también entre los de ICV. Además, un porcentaje considerable de quienes apoyaron al PSC (37,6%) e incluso al PP (40,6%) y Ciudadanos (33,8%) asumen el cariz que Junts pel Sí quiere dar a las elecciones y que el resto de partidos (excepto la CUP) les niegan.

La división casi perfecta de la sociedad también se evidencia cuando se pregunta por la situación en la que quedaría una eventual Cataluña independiente. Pese a las advertencias de los últimos días sobre la salida de la UE del nuevo Estado de dirigentes europeos como la canciller alemana Angela Merkel o el premier británico David Cameron, los soberanistas siguen pensando que la separación sería buena en términos económicos.

Un 38,4% de los encuestados cree que la situación económica de Cataluña mejoraría con la independencia, frente al 35,1% que opina que empeoraría y el 12,7% que piensa que todo seguiría igual. El 74,3% delos votantes soberanistas opina que el nuevo Estado sería más próspero; el 67,5% de quienes se oponen a la secesión piensa que lo sería menos.

De nuevo, los votantes de CiU y ERC son los más confiados, aunque con matices. Si entre los republicanos son el 72,5% los convencidos de que la economía catalana mejoraría con la independencia, entre los que en las anteriores elecciones optaron por la federación nacionalista ese porcentaje baja hasa el 56%.

Los simpatizantes de PSC, PP y Ciudadanos están muy mayoritariamente convencidos de que la secesión acarrearía turbulencias económicas, mientras que los de ICV están divididos en partes casi iguales, aunque también son más los que piensan que unaCataluña independiente saldría perdiendo con la ruptura.

http://www.elmundo.es/cataluna/2015/09/07/55ec6a66e2704e7e458b4585.html

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.