Hosting por dinahosting.

LOS TEMPLARIOS

UNA DE LAS MAYORES INJUSTICIAS DE LA HISTORIA

 

jsb1Hoy (18-3-14) hace setecientos años, culminaba uno de los episodios más infames en la historia de Europa. Me refiero al fin de la Orden de los Caballeros Templarios. Pero vayamos por el principio.
La Orden de los Templarios fue fundada en 1.118, por nueve caballeros franceses, liderados por Hugo de Payens tras la primera Cruzada. Su propósito era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén.
Militarmente, sus miembros se encontraban entre las unidades mejor entrenadas que participaron en las Cruzadas. Los miembros no combatientes gestionaron una compleja estructura económica dentro del mundo cristiano. Crearon, incluso, nuevas técnicas financieras que constituyeron una forma primitiva del moderno banco.
En su momento de mayor expansión tuvieron presencia en Cataluña, Castilla, Portugal, Inglaterra, Escocia, Irlanda. Polonia y Hungría. Además de en los Santos Lugares. Esta expansión territorial contribuyó al enorme incremento de su riqueza, como la cual no había otra en todos los reinos de Europa.
Felipe IV de Francia, ante las deudas que había adquirido su País, así como por su deseo de un Estado fuerte, con el Rey concentrando todo el poder, intimidó al Papa Clemente V, de que iniciase un proceso contra los templarios acusándolos de sacrilegio a la cruz, herejía, sodomía y adoración a ídolos paganos.  Era claro que lo que quería Felipe IV era apoderarse de las riquezas de los caballeros templarios.
De esta manera Jacques de Molay, último gran maestre de la orden, y ciento cuarenta templarios fueron encarcelados y sometidos a torturas, método por el cual consiguieron que la mayoría de los acusados se declararan culpables de los cargos inventados. Pesó más la ambición del Rey que, acuciado por las dificultades financieras, no dudó en deshacerse de sus principales acreedores como los templarios.
Al atardecer del 18 de marzo de 1314, en la actual plaza de la Grève delante del Ayuntamiento de Paris, se encendió una pira que sellaba el trágico final de la orden del Temple. Cuando las llamas empezaron a lamer el cuerpo de Jacques de Molay, encontró fuerzas para gritar:”¡Papa Clemente! ¡Rey Felipe! ¡antes de un año yo os emplazo para que comparezcáis ante el tribunal de Dios, para recibir vuestro justo castigo. El Papa falleció en Abril siguiente y el Rey en noviembre.

 

 

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »