Hosting por dinahosting.

MADRID, CAPITAL DE LAS CHAPUZAS

nicolas-felipevi-2Ya no es solo que el Alcalde y el Presidente de la Comunidad no han sido elegidos por la ciudadanía. Ni tampoco por la corrupción interna del partido que la gobierna, ni tampoco por la enorme deuda que ha generado, que supera a la suma de todas las deudas de todos los ayuntamientos del País, ni tampoco por ser la sede de la casta que, en parte se ha visto descubierta por las tarjetas black de Caja Madrid, es que además, todo ello se ha hecho con la seguridad de que ellos están por encima del bien y del mal, generando una enorme chapuza que supera a la chapuza del 23 F.

Por si era poco, ahora se ha descubierto que un joven de 20 años, residente en un barrio pobre de Madrid y provisto de documentación falsa, se ha hecho pasar por asesor del Gobierno, por ser miembro del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) y por mil falsedades más, con el objetivo de sacar dinero prometiendo conseguir lo que por medios más legales no se podía.
Para los medios de comunicación de Madrid, se explican estos hechos como si fueran de una fábula, sin pedir en ningún caso responsabilidades de los que, por su negligencia, han permitido que este joven llegase a saludar al Rey, en el día de su coronación y en el Palacio Real, para fotografiarse con él, y luego usar la fotografía para mostrar sus poderes.
La “carrera” profesional de Nicolás fue construida en torno a FAES . Se hizo asiduo de la Fundación y allí entró en contacto con el Secretario de Estado de Comercio, quien le dio la mano para introducirlo en algunos medios.
Se le acusa ahora de falsedad documental, estafa y usurpación de funciones públicas. De haber desarrollado una intensa actividad en actos públicos, con presencia de altas personalidades tanto públicas como privadas. Su actividad se basaba en que se hacía pasar por poseedor de diversos cargos dentro de la vida política española.
El imputado se desplazaba por Madrid con vehículos de alta gama a los que añadía un luminoso semejante a los utilizados por las fuerzas de seguridad. Lo peor, a mi parecer, no es eso, sino que en ningún momento fue descubierto el engaño. Todo el mundo lo dejaba pasar.
La juez se limita a expresar que “no acierta a entender cómo un joven de 20 años, con su mera palabrería, pueda acceder a las conferencias, lugares y actos a los que accedió sin alertar desde el inicio de su conducta a nadie, por muy de las juventudes del PP que manifieste haber sido”. En mi opinión es una declaración muy suave hacia el entorno de las instituciones oficiales de Madrid.
Según el informe del médico forense, el imputado tiene “una florida ideación delirante de tipo megalomaníaco”. Y añado yo, menos mal que no era un sicópata agresivo.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »