Hosting por dinahosting.

Manos Limpias exigió 20 millones para salvar a la Infanta al inicio del caso Nóos

El líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, contactó con la Fundación de La Caixa a comienzos de 2015 para ofrecer la absolución de la hermana de Felipe VI por 20 millones de euros

Foto: El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad. (EFE)El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, está acusado de coordinarse el pasado febrero con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, para negociar la retirada de la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio de tres millones de euros. Pero las maniobras de Bernad comenzaron antes y alcanzaron importes muy superiores. Según han confirmado fuentes cercanas al caso que instruye la Audiencia Nacional contra Manos Limpias y Ausbanc, el supuesto sindicato de funcionarios contactó con el entorno de la hermana de Felipe VI a comienzos de 2015 para venderle su absolución por 20 millones de euros, casi siete veces más de lo que se barajaba hasta ahora.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, está acusado de coordinarse el pasado febrero con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, para negociar la retirada de la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio de tres millones de euros. Pero las maniobras de Bernad comenzaron antes y alcanzaron importes muy superiores. Según han confirmado fuentes cercanas al caso que instruye la Audiencia Nacional contra Manos Limpias yAusbanc, el supuesto sindicato de funcionarios contactó con el entorno de la hermana de Felipe VI a comienzos de 2015 para venderle su absolución por 20 millones de euros, casi siete veces más de lo que se barajaba hasta ahora.

El sindicato diseñó la maniobra con detalle. Bernad informó de que los fondos tenían que canalizarse a través de un tercero con el que aparentemente no tenía ninguna relación para evitar que fueran detectados. En concreto, según ha podido saber El Confidencial, el líder de Manos Limpias quería camuflar el pago como si fuera una ayuda económica para una empresa de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) con intereses en los sectores de la seguridad privada, la limpieza y la atención teléfonica, que llegó a tener a 1.500 empleados en plantilla, Corporación LPM. Bernad optó por esta compañía por la gran amistad que le une con su propietario, Lorenzo González Díaz.

En el momento de la negociación, Corporación LPM tenía deudas con entidades financieras, Hacienda y la Seguridad Social que ponían en riesgo su futuro. El pago por la retirada de la acusación de Manos Limpias habría servido al mismo tiempo para reflotar la empresa y esconder el dinero del presunto chantaje. Como reconoció Bernad durante su declaración ante el instructor de la causa, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, incluso llegó a confeccionar el borrador de renuncia que presentaría a la Audiencia Provincial de Palma si lograba cerrar un acuerdo.
La oferta de Manos Limpias fue escuchada por CaixaBank y Sabadell. Bernad escogió el primer banco por los vínculos laborales que la Infanta tiene con esa entidad desde 1992. En la actualidad, la hermana del Rey es directora del Área Internacional de la Fundación de La Caixa y desarrolla ese trabajo desde Ginebra (Suiza). En cuanto al Sabadell, Bernad lo eligió por tener en su consejo de administración desde 2000 a Miquel Roca, el abogado de Cristina de Borbón en el caso Nóos.

Evitar el paso por el banquillo

El precio era desorbitado, pero Bernad tenía en su mano en ese momento evitar que la infanta Cristina se convirtiera en la primera integrante de la familia real en sentarse delante de un juez. Sin embargo, las elevadas pretensiones económicas de Manos Limpias frustraron el éxito de esa primera negociación y la letrada que representa al sindicato en el procedimiento, Virginia López Negrete, mantuvo la acusación contra la Infanta por dos delitos contra Hacienda en grado de cooperadora, frente al criterio de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que defendían su completa exculpación. Finalmente, la Audiencia Provincial de Palma estableció el 6 de octubre de 2015 que la vista oral del caso Nóos comenzaría el 11 de enero de este año con la hermana del Rey en el banquillo.

Eso no impidió que Manos Limpias volviera a la carga. El auto que dictó Pedraz el 18 de abril para enviar a prisión provisional al propio Bernad y a Pineda recoge que la acusación popular entabló nuevamente contacto con la Fundación de La Caixa a finales de 2015 para tratar de rentabilizar su personación en el procedimiento. Manos Limpias recurrió otra vez a Corporación LPM como testaferro y bajó sus pretensiones económicas para facilitar un pacto. Como desveló El Confidencial, Bernad pidió una ayuda directa para la empresa de su amigo de dos millones de euros. La falta de avances llevó al secretario general del sindicato a formular una nueva oferta en la que el pago directo se transformaba en un crédito financiero para Corporación LPM de idéntico importe, pero el líder de Manos Limpias tampoco consiguió cerrar un acuerdo.

El enésimo intento para vender la salvación de la Infanta es el que está más documentado. Los expertos en delitos económicos de la UDEF encargados del caso comprobaron gracias a las intervenciones telefónicas que el liderazgo de las negociaciones fue asumido el pasado febrero por Pineda. El presidente de Ausbanc planteó a la Fundación de La Caixa y al banco Sabadell la retirada de los cargos contra la Infanta a cambio de tres millones de euros. Sin embargo, la negociación se frustró cuando Pineda fue informado por Unicaja el 17 de marzo de que estaba siendo investigado por la UDEF y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El director general de la Fundación de La Caixa, Jaume Giró, denunció los hechos el 29 de marzo, y Miquel Roca y el subdirector del Servicio Jurídico de Sabadell, Gonzalo Barettino, hicieron lo mismo el día 30.

Implicada en el caso del pequeño Nicolás

Corporación LPM ya apareció envuelta en el escándalo del pequeño Nicolás.Como publicó este diario, durante el verano de 2014, el joven impostor se reunió hasta en cinco ocasiones con Lorenzo González Díaz en el Hotel Meliá Castilla de Madrid para estudiar supuestamente la difícil situación económica en la que ya se encontraba en ese momento la empresa. El pequeño Nicolás acudió a las citas acompañado de Juan Munguira, directivo del Área de Relaciones Internacionales de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV). Bernad admitió entonces que fue quien puso en contacto al pequeño Nicolás con su amigo Lorenzo.

Ni esas conversaciones ni el diálogo que mantuvo posteriormente el secretario general de Manos Limpias para negociar la exculpación de la Infanta sirvieron a Corporación LPM para conseguir ingresos extraordinarios, y el pasado diciembre la compañía presentó concurso de acreedores. Solo su deuda con Hacienda y la Seguridad Social superaba los 12 millones de euros. Bernad supervisa ahora el proceso de la cárcel de Navalcarnero.

http://www.elconfidencial.com/espana/2016-05-24/manos-limpias-empezo-exigiendo-20-millones-para-salvar-a-la-infanta-en-noos_1205070/

 

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.