Hosting por dinahosting.

MARTA DOMINGUEZ

1291854495_740215_0000000000_noticia_normalMarta Domínguez era considerada la mejor atleta española de todos los tiempos. Fue campeona mundial de los 3.000 m obstáculos, y era el espejo en que se miraban toda una legión de jóvenes atletas. Pero al fin se le ha caído la careta, y se ha confirmado su dopaje. Pero para ello ha sido necesario que transcurrieran diez años, en los que ella siempre ha mantenido su inocencia.

Diez años y tres  procesos distintos, habla de la corrupción de la propia atleta, que habría recurrido a sustancias dopantes. La sanción de ahora confirma que así lo hizo antes del mundial 2009. No obstante, la constatación presente contamina toda su biografía, a su vez contaminada con nexos oscuros.

Ya en mayo del 2006, se inició la llamada operación Puerto, en ella la Guardia Civil se incautó de una bolsa de sangre rotulada como Urco, y en la agenda telefónica de Eufemiano Fuentes se encontró el teléfono de Urco, que coincidía con el teléfono de Marta Domínguez. Pero en aquellos tiempos en los que ya media Europa clamaba contra el dopaje en España, se prefirió tapar el asunto.

Ya en el 2010, cuatro años después,  resucitó el nombre de Urco, esta vez ya asociado al de Marta Domínguez, entre las evidencias que la Guardia Civil expuso para lanzar la operación Galgo. Esta operación terminó archivándose ya que no se consideraba suficiente para autorizar las escuchas telefónicas que el juez avaló estando de guardia. Una vez más alguien poderoso salió en defensa de Marta.

Marta, olvidada en la operación Puerto, tocada tras la Galgo, acaba hundida por irregularidades en su pasaporte biológico. En un proceso que mancha al PP de Rajoy, que la hizo suya a pesar de las sospechas. Un proceso que señala las servidumbres de la Federación Española y al Consejo Superior de Deportes, incapaces de resolver el entuerto en España, seguramente por indicación de algún  político poderoso. Finalmente, el caso acabó en la instancia suprema, la asumida por todos. El TAS sentencia que “Marta Domínguez se dopó”. Y por ello debe pagar.

Este es el caso más palpable de las ayudas que los atletas y ciclistas españoles han recibido de instancias superiores. De ahí la fama que nos hemos ganado los españoles, y así, cuando Nadal gana algún campeonato importante, siempre hay una voz extranjera que afirma que está dopado. Evidentemente que no es así, pero es la fama que sí hemos merecido.

Una vez más, un organismo internacional ha corregido una decisión tomada en España, una situación que vuelve a sembrar dudas sobre su lucha contra el dopaje, y deja en muy mal lugar al Partido Popular, que la llevó en sus listas hasta última hora y le ha dado cobijo en la última legislatura.

¿Qué hará ahora el Ayuntamiento de Palencia con la estatua que erigió a Marta Domínguez?.

 

Deja un comentario

Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.