Hosting por dinahosting.

MENORCA 1960

menorca_beachPor aquel año, tuve la ocasión de conocer Menorca, y en especial Mahón, durante todo un verano. Fue una ocasión única para entender cómo, una sociedad situada en una isla, puede desarrollarse casi al margen de lo que aconteciera en el resto del mundo.
Hay que considerar que la mayoría de los habitantes, los que no habían viajado a la península, desconocían “in situ” lo que es un río o lo que es un tren. Entiendo ahora que vivían bien, pero a su estilo, como podían vivir los payeses en una masía solitaria.
Hay apellidos ilustres dentro de la sociedad menorquina, los Gomila, Orfila, Mercadal, Quintana, etc… formaban el núcleo fuerte de su sociedad. Ellos dominaban económicamente la isla, procurando lógicamente perpetuar sus estirpes. Para ello, lo primero que hicieron fue apartar Menorca de los canales internacionales de turismo. Bajo ningún concepto querían convertir “su” isla en una Ibiza cualquiera. Y lo consiguieron.
En aquellos años solamente habían dos tipos de turistas. Uno, eran las enfermeras italianas que se alojaban gratuitamente en la isla del lazareto del puerto de Mahón. Eran unas cuarenta, que la cruz roja italiana y española se intercambiaban. El otro turismo era lésbico, situado en el hotel Xuroy a pié de la cala Alcaufar, muy cerca de Mahón, pero muy aislado de las miradas furtivas.
Y no había más.
Bueno…. estábamos nosotros, los Alféreces de complemento que hacíamos las prácticas en el Cuartel de Santiago de Mahón. Eramos unos quince, jóvenes, con licenciatura y con domicilio en la península. Un mirlo blanco para cualquier chica casadera de la isla.
Toda la juventud de la isla soñaba con vivir y desarrollarse en la península, querían huir de aquella sociedad cerrada y aburrida. Los chicos lo tenían relativamente bien, pues si sus padres podían, se iban a estudiar a Barcelona, pero esta posibilidad estaba vedada para las chicas. Ellas no podían viajar solas. Tenían que quedarse en la isla. Así que la solución era conseguir que un Alférez les hiciera caso.
Las chicas incluso estaban al tanto con el cartero, por si un Alférez recibía asiduamente cartas, lo que era señal de que tenía novia, y por tanto dejaba de ser objetivo para ellas.
Al finalizar el verano, de los quince candidatos, cinco salieron con novia, aunque desconozco si hubo final feliz o no.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »