Hosting por dinahosting.

MI SORDERA

baby-colored_276pxEstoy en mi tercera edad, y soy sordo desde hace muchos años. Un oído solo me sirve para una cuestión estética, ya que sin oreja pareces un extraterrestre. En el otro oído me queda todavía un 25% de capacidad auditiva. Ello significa que sin audífono no oigo absolutamente nada, y con audífono oigo pero entiendo muy poco.

Mi principal problema lo tengo por el deterioro del nervio auditivo, por lo que los sonidos llegan muy alterados al cerebro. En esta situación, oigo, pero no entiendo.

Soy feliz por naturaleza, por lo que afortunadamente no tengo depresiones, y en consecuencia llevo muy bien mi sordera. Cuando a una persona desconocida (un camarero, un taxista, etc..) le dices que eres sordo, es maravilloso ver cómo se esfuerzan para hacerse entender. Siempre me he sentido protegido por mis semejantes.

Sin embargo, no son pocos los sacrificios que uno debe hacer, por ejemplo:

  • Renunciar a ir al cine, salvo las películas en versión original y subtituladas, pero no es lo mismo
  • Renunciar al teatro y conciertos
  • Renunciar a la TV, en bien a la armonía con mis convecinos, solamente veo la TV del canal digital, en el que muchas películas están subtituladas
  • Renunciar a la radio y música
  • Soy de una ONG dedicada a la divulgación de las técnicas TIC a las personas plus 50 (se llama delta gent activa), pues he tenido que renunciar a ir a sus talleres para mejorar mis conocimientos

Afortunadamente con mi familia y en casa (que no hay resonancias), y gracias a su esfuerzo, todavía les oigo, y somos capaces de llevar una conversación.

Todos estos antecedentes, me sirven para hacer ver que soy una persona muy acostumbrada a su sordera y que ello no me impide disfrutar a tope de mi vida de jubilado. Pues bien, hace pocos días se estropeó mi audífono y tuve que estar varios días sin él. ¡Qué horror¡, quién no haya tenido nunca esta sensación no se puede imaginar lo que se siente cuando el silencio es absoluto y permanente. La sensación de soledad es terrorífica, sabes que no te puedes comunicar, y tienes que desarrollarte sólo con la vista. El tener que cruzar una calle significa mirar a un lado y otro repetitivamente por si viene un coche, y cuando estás seguro entonces la cruzas. Intentas evitar cualquier contacto humano por trivial que sea, y luego empiezas a tener miedo.

Doy gracias a que todavía oigo, aunque sean solo ruidos ininteligibles, pero que te permiten comprender que estás en medio del mundo.

Deja un comentario

CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Reload Image

Traductor
Secciones
Ficheros mensuales

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Translate »